Le entregaron una cocina, ahora no sabe cómo pagar

Otavalo. Para José Manuel Anrango, adulto mayor de la comunidad Pucará Alto, tener una cocina nueva fue una ilusión que ahora está pagando caro. En su pequeño domicilio ubicado cerca al legendario Lechero, una manta de tela protege a tres cajas de cartón en la que reposan una cocina de inducción, una licuadora y un juego de cacerolas que, según logra explicar en su mínimo castellano, le entregaron por recibir el bono solidario.

Ciudadano. Anrango asegura que hasta su domicilio llegaron unas personas diciendo que “por ser beneficiario del bono, él podía recibir una cocina”. El adulto mayor dijo también que el ciudadano nunca le explicó que él tenía que pagar mensualmente por la cocina. “Entendí que como recibía el bono la cocina me regalaban porque yo no tengo un ingreso económico fijo para endeudarme”, mencionó.

Problema. La concejal Ercilia Castañeda aseguró que este caso es uno de muchos que se han presentado en la Defensoría del Pueblo. “El adulto mayor no es sujeto de crédito, la interrogante nace en cómo se operó para entregar estos artefactos”. La concejala explicó también que quienes estén atravesando esta situación pueden acercarse hasta la Defensoría del Pueblo portando la cédula de identidad, papeleta de votación, el contrato de crédito, el pagaré y la factura para presentar la denuncia respectiva. “Pueden también acudir a la municipalidad, en la comisión de Igualdad y Género, en donde también estamos dispuestos a ayudar con el trámite”, dijo.