Luego de cinco años Laura Maldonado ya obtiene justicia

Indignación, dolor, lucha, valentía y sobre todo mucha fortaleza es lo que ha mostrado Laura Maldonado, la joven que a sus 17 años de edad truncó sus sueños al ser víctima de un terrible accidente la mañana del 30 de mayo de 2015 en Tabacundo.

Han tenido que pasar cinco años y cuatro meses para que al fin se pueda hacer justicia.

Lucha y constancia
El tan solo recordar aquel lamentable día a Vicente Maldonado, padre de Laura, se le llenan sus ojos de lágrimas. Ahora siente un gran alivio porque la justicia jugó a favor de su hija. Laura fue expuesta alrededor de 15 cirugías, su vida no ha sido nada fácil pero se llenó de valor para demostrar que es una mujer llena de valentía. Ahora tiene 22 años, es una joven felizmente casada y piensa estudiar psicología clínica.

“Cada audiencia era un tormento para mi hija, pese a su delicado estado de salud, tenía que estar presente, realmente es una mujer demasiado valiente”, dijo Vicente Maldonado.

María del Mar Gallegos, abogada de Laura Estefanía Maldonado, contó que tomó este caso cuando ya tenían una audiencia de apelación, es decir para segunda instancia. Se tomó la decisión de apelar como parte de una estrategia, la abogada aseguró que cuatro de los seis bomberos involucrados también apelaron y los otros dos fueron directamente a casación.

La historia empieza hace cinco años, cuando Laura se encontraba haciendo prácticas del colegio en el Cuerpo de Bomberos de Tabacundo, en donde realizaron una actividad que no estaba planeada por la unidad educativa, ya que no se contaba con una autorización.

Finalmente, los bomberos como parte de la despedida de curso les hacen pasar por debajo de una motobomba que estaba prendida y además un bombero era quien lanzaba agua a presión.

“Laura iba reptando en contra de su voluntad y sin ningún tipo de protección ni equipamiento para mantener la seguridad y cuando pasa por la motobomba se le agarra el cabello en uno de los motores y como había mucho ruido son las amigas que se dan cuenta de que no salía rápido y que existía un charco de sangre alrededor”, contó Gallegos.

Es así como el cabello de Laura quedó atascado en la motobomba, la abogada agregó que en ese momento de angustia, uno de los bomberos procedió a cortarle el cuero cabelludo y la oreja en su totalidad, provocando que pierda su oído y que tenga una discapacidad del 56%.

Cada vez, Laura va perdiendo el parpado y requiere de operaciones constantes o si no corre el peligro de perder su ojo, además de esto recibe tratamiento psiquiátrico. A consecuencia de los golpes recibidos en su cabeza necesita de medicina psiquiátrica.

“Se pone la denuncia, avanza lento, pero seguía avanzando el proceso, recibió una sentencia favorable, es decir se determina la responsabilidad de los seis bomberos para que paguen pena privativa de libertad por el delito de lesiones que es de tres a cinco años”, dijo la abogada.

Indicó también que al ser un delito culposo, ya que ellos no tenían tampoco la intensión de causar este daño a la joven se redujo la pena y se le puso a cada uno una reparación integral de USD 10 mil.

Luego de haber pasado todo este proceso, Laura solicita ayuda a la abogada María del Mar Gallegos. Gracias a las redes sociales se presentó nuevamente una apelación, ya que para Gallegos no era justo que a una persona a la que se le afectó todo su proyecto de vida reciba una cantidad tan poca como era USD 10 mil por cada bombero, si Laura ya había gastado más de esta cantidad.

Gracias al profesionalismo de Gallegos se ganó la apelación y se les puso a los bomberos una pena privativa de libertad de un año con cuatro meses y se les aumentó la reparación integral en USD 8 mil a cada uno, es decir ahora cada bombero tiene que pagar USD 18 mil en el período de un año y cuatro meses.

El Tribunal también suspendió condicionalmente esta pena siendo la condición cumplir con la reparación integral.