Las ventas siguen siendo bajas para los artesanos de San Antonio

p5Ibarra.- Fausto Suárez es artesano de San Antonio, con 20 años de experiencia, cuenta que está dejando la tradición de su trabajo porque las ventas son muy bajas.

“Aquí en San Antonio, desde hace tiempo atrás es muy difícil vender, tenía que salir a Quito; a Cuenca o a Pasto, donde se vendía más, pero por el peso que se puso a 3 400 ya no nos resultaba, ya dejé de ir hace dos años”, dice Fausto, quien asegura que los pedidos sí hay, pero la ganancia no.

Cada 15 días que viajaba a Pasto se hacía 480 dólares, pero las últimos años solo lograba vender 180.

Así como Fausto hay muchos artesanos que han dejado este oficio que caracteriza a este pequeño sector de Imbabura, pero hay otros que aún siguen la costumbre.

Sandra Almeida se ha quedado con la herencia de su padre, un local de artesanías (Comercial Almeida), donde ofrece desde una pegatina de 1 dólar, hasta una cruz con un Cristo de 1 200 dólares.

“Sí se vende, pero no como en años anteriores”, segura Sandra, quien además, dice que hace falta publicidad para promocionar San Antonio.

Los clientes de esta parroquia, en su mayoría, eran colombianos: “Pero el peso se subió, entonces para ellos les resulta más caro venir acá”.

San Antonio es conocido como la cuna del arte, ya que es común ver a los artesanos en sus talleres trabajando en sus grandes obras.

Sergio López es artesano desde hace 35 años. Él es otro de los artistas que continúa con su oficio.

Indica que los feriados son días claves para que las ventas suban.
“Realmente las ventas están bajas por muchos factores, uno de ellos son los productos chinos que son baratos”.

López también afirma que los clientes colombianos han dejado de comprar en San Antonio. Además de vender artesanía, López ofrece herramientas.