Las trilogías de Antonio Ante

Este próximo 2 de marzo, los distintivos particulares, características singulares, y hermosos identificativos confirmarán una vez más que Antonio Ante es un “Cantón de Trilogías;” puesto que su pasado legendario e insuperable, su presente noble y laborioso, su futuro optimista y prometedor lo convierten en un cantón de encanto.

El majestuoso Taita Imbabura, la señorial Mama Cotacahi, y el atractivo Río Ambí demuestran que Antonio Ante es un paraíso terrenal.

La diversidad de etnias, saberes ancestrales y costumbres tradicionales exponen que Antonio Ante es un cantón cultural. Los barrios pletóricos de pasado y visionarios de futuro, antiguos parques y modernas plazas, casas coloniales y modernos edificios revelan que Antonio Ante es un cantón de contrastes. Los hermosos paisajes, productos textiles y exquisita gastronomía ratifican que Antonio Ante es un cantón turístico.

La religiosidad del pueblo creyente, fe en el Ser Supremo, y eventos litúrgicos de la Iglesia expresan que Antonio Ante es un cantón espiritual. La vivencia de los valores, calidad humana, y generosidad de su gente indican que Antonio Ante es un cantón amigable.

El juego de los niños, alegría de los jóvenes, y candidez de los adultos mayores hacen de Antonio Ante el cantón de la eterna juventud. La honestidad innata, trabajo tesonero y gestión productiva de sus autoridades motivan a que Antonio Ante sea un cantón ejemplo a seguir. ¡Loor a Antonio Ante en sus 82 años de cantonización!