Las tres respuestas de Dios

Al amanecer un hombre le preguntó a Buda: – Maestro ¿Existe Dios? Buda le respondió: -¡No, no existe! Ya entrada la tarde otro hombre se acercó con la misma interrogante: Maestro ¿Existe Dios? Y esta vez Buda le respondió: ¡Sí, si existe! Llegada la noche un nuevo individuo apareció con el mismo cuestionamiento: Maestro ¿Existe Dios? Buda con una profunda sonrisa le respondió: ¡No sé, quizás, a veces solo se  revela ante la presencia o ausencia de tu propio corazón! Ananda, el mayor de sus discípulos, quien había sido testigo de las tres ocasiones en que le hicieron una misma pregunta acerca de la existencia de Dios, se acercó hasta donde Buda y le dijo a manera de reprimenda: – Maestro por qué eres tan contradictorio, me

confundes ¿Por qué respondes de tres maneras distintas frente a una misma cuestión?  Buda le advirtió: El hombre que llegó por la mañana era un fervoroso y fanático creyente, entonces por ello le respondí que no existe, ya que este hombre solo estaba interesado en que reafirme su creencia para luego manifestar su razón y soberbia. El segundo que vino, era en cambio un reconocido ateo, quien también solo estaba interesado en que reafirme  su postura y por ello le respondí que sí existe. En cambio el tercer hombre que llegó era un agnóstico, tenía la mente más abierta, entonces solo le hice una invitación a que también abra su corazón. Dios es tu propia experiencia, no un concepto filosófico, ni un dogma. El camino hacia Dios, es el camino de tu propio corazón. No es cuestión de creer, tampoco de no creer; es cuestión de entregarse sin prejuicios, ni ideas preconcebidas. No cierres con tu mente, las aperturas que te brinda el corazón. No es cuestión de intelecto, es cuestión de entrega y consciencia. 

 Nelson Villacís
nelsonvillacis@hotmail.com