Las trenzadoras exhibieron su gran habilidad y talento

Ibarra. Es un secreto a voces en la parroquia Guayaquil de Alpachaca, pero poco se sabía de ellas. Sin embargo, seis mujeres habitantes de este populoso sector de la ciudad exhibieron a la comunidad el talento y habilidad que tienen para realizar peinados africanos.

La actividad denominada “Trenzadoras de Identidad” se realizó el fin de semana en las instalaciones del polideportivo del barrio Azaya Centro.

Las ganadoras. Después de más de cuatro horas de peinar y trenzar, Andrea Tadeo, quien realizó el peinado al que llamó “África Mía” fue la ganadora, mientras que Mariana Chalá, con su peinado “Fénix”, se ubicó en segundo lugar.

Gabriela Valencia se quedó con el tercer lugar. La joven de 27 años utilizó como modelo a Marjorie Lara, su hermana, para crear en su cabellera el peinado “Afroestilo”.

Antecedente. Según datos históricos, Alpachaca lleva 36 años como parroquia urbana del cantón Ibarra.

Sin embargo, desde hace 80 años, las trenzas africanas están presentes en el sector. Esta es una tradición ancestral de la negritud que ha logrado romper las barreras raciales, sociales, geográficas y económicas.

Y, el último sábado, quienes se dedican a la actividad de realizar trenzas se pusieron manos a la obra.

En el lugar se instaló lo necesario para la comodidad de las “arquitectas del cabello”, quienes realizaron verdaderas obras de arte en las cabelleras de cada una de las modelos.

Sobre mesas, las participantes ubicaron todo lo que necesitaban para realizar el peinado que ya tenían planificado efectuar y exhibir.

Quienes llegaron al polideportivo del sector para ser testigos de evento que, por primera vez se realiza en la parroquia Guayaquil de Alpachaca, quedaron maravillados observando la habilidad, paciencia y destreza de cada una de las trenzadoras.

Dependiendo del diseño y la complejidad del peinado, tarda en quedar lista la labor. Por ejemplo, a Andrea Benalcázar, de 30 años de edad, le tomó menos de una hora realizar su primer peinado.

La obra de arte fue bautizada con el nombre de Sirio, la estrella más brillante del cielo nocturno vista desde la tierra. Andrea aseguró que prácticamente nació con la habilidad para realizar las trenzas.

Ella nunca siguió un curso de belleza en alguna academia o instituto, sin embargo, sabe realizar un sinnúmero de modelos de trenzas africanas.

Para Mariana Chalá esta es la labor que le permite conseguir los ingresos para mantener su hogar.

Ella vio con buenos ojos la actividad, ya que este talento estaba invisibilizado por muchos.

Organizadora. “El emprendimiento prácticamente es de ellas. En lo único que estoy colaborando es evidenciar ese aporte que ellas están dando a la construcción del patrimonio cultural de nuestra parroquia”, dijo la comunicadora Johanna Gonzalón.

La joven que estuvo a cargo de la organización se sintió satisfecha con la acogida que tuvo este evento, donde también se buscó mostrar el lado positivo y la creatividad que existe en esta parroquia, en la que habitan más de 30 000 personas (el 20% son afroecuatorianos).

Andrea Tadeo, quien trabaja en el cabello de María Fernanda Torres, fue la ganadora.
Marianita De Jesús Chalá tardó más de tres horas en terminar su peinado denominado “Fénix”. Marcela Espinoza fue su modelo.
Chenoa Caloquí fue la modelo de Andrea Benalcázar. Al peinado africano que luce la joven fue llamado Sirio.