Las tareas escolares

El proceso de enseñanza aprendizaje comprende ciertas acciones planeadas por el docente que deben ser apoyadas desde el hogar, una de ellas y tal vez la más importante: las conocidas tareas escolares.

Las instituciones educativas han creado mecanismos internos para revalorizar la importancia de las tareas escolares en el proceso formativo de los estudiantes.

Lo cierto es que, nunca se llegará a un consenso sobre si son tan necesarias y la cantidad de tareas escolares que se deben enviar a casa. A pesar de ello, siempre será más formativo para la niñez y juventud pasar algunas horas investigando, practicando y reforzando lo revisado en la escuela, qué destinar este mismo tiempo a las redes sociales o videojuegos.

Las familias necesitan que las tareas escolares sean claramente explicadas en el salón de clase de tal forma que el estudiante tenga la seguridad de lo que deberá hacer, además, es sustancial que los deberes escolares sean un refuerzo de lo repasado para así lograr consolidar un aprendizaje significativo; finalmente, la extensión siempre debe ser considerada, pues no es justo que los estudiantes se mantengan horas y horas en ciertas tareas o asignaturas específicas.

Bajo este panorama, se requiere el compromiso de los padres de familia estableciendo un horario de trabajo extracurricular que permita a sus hijos cumplir con los deberes y participar de las actividades deportivas y culturales que son propias de niños y jóvenes.