Las novias que conservan la identidad con sus prendas

Otavalo. En el centro de Otavalo hay varios locales de prendas para la mujer indígena. Con el paso de los años las tendencias han ido modificándose pero hay un momento especial que no ha cambiado y que genera mucho interés, el matrimonio.

De blanco. Cecilia Cacuango cuenta que el traje es en su totalidad blanco pues representa la pureza y el buen augurio para la nueva vida que empezará la mujer. “Se trata de llevar todo blanco, desde el adorno del cabello, hasta sus alpargatas. Lo que cambia en cada una es su estilo, su forma de llevar los accesorios pero también en el bordado que desea para lucir ese día”, dice.

Bordado. Los bordados van de acuerdo al gusto de cada novia. Cuenta que algunas escogen tonos pasteles, mientras que otras desean colores más fuertes. En el tamaño todo depende, sobre todo, del diseño de la blusa. Los bordados, por ser una fecha muy especial, por lo general se hacen a mano y son más costosos además que toman varios días para tenerlo listos. En los almacenes hay diseños que se muestran y que pueden hacerse con los colores preferidos.

“Es uno de los momentos más importantes y por eso, en el caso de las prendas, mientras más minuciosos sean los detalles, más importancia demostramos a esta unión de amor”, enfatizó Cacuango.

El matrimonio indígena, Sawary Raymi es un conjunto de complejos rituales que fusionan la religión católica y las creencias andinas. Es una de las fiestas familiares más importantes y la más larga pues dura hasta ocho días.