Las noticias falsas, el virus particular de Ecuador

Quito.- Las noticias falsas y bulos que apuntan a que el Gobierno de Ecuador estaría ocultando información a la ciudadanía o que llaman a aglomeraciones en tiempos de COVID-19, son atribuidas por la inteligencia y expertos a círculos correístas en el extranjero.

“Las noticias falsas son igual de peligrosas que el COVID-19: generan pánico y desconcierto. ¡No caigamos en la trampa de la información maliciosa!”, exhortaba esta semana el propio presidente, Lenín Moreno, en un mensaje a la ciudadanía.

Ecuador aún no se ha recuperado de la última gran crisis de desinformación durante los disturbios de octubre pasado, cuando debe asumir una nueva por el coronavirus, que inunda las redes sociales y lleva a la población y a los propios periodistas a no poder distinguir entre información y engaño.

EL CASO ECUATORIANO PARTICULAR

Para la docente de Ciencias Políticas de la Universidad de las Américas (UDLA) en Quito, Alegría Donoso, “se ha podido descubrir una gran campaña llevada a cabo por Rafael Correa a través de sus trolls”.

Enmarca esta estrategia en una guerra de propaganda, en la cual los grupos afines a la corriente del llamado Socialismo del Siglo XXI gozaron de importante financiación durante la pasada década gracias a los altos precios del petróleo.

“Es un aparato de propaganda que cuatro años después -de que Correa dejara el poder- tiene una gran influencia a través de los medios”, refiere.

La situación nacional se complica, en su opinión, porque la población en general “no está formada ni educada” y cree firmemente en lo que dicen las redes sociales tras una década de desprestigio a los medios de comunicación.

De su lectura tampoco se libra el actual liderazgo indígena, que ha llamado al Gobierno a buscar la colaboración de Cuba, Rusia y China en el ámbito sanitario.

La experta cree que existe “una infiltración correísta” entre algunos dirigentes de marcado convencimiento marxista, evidenciada en las protestas sociales de octubre, aunque de puertas para afuera la dirección se desmarque de cualquier corriente política.

ATAQUES PERSONALIZADOS

Por su parte, César Ricaurte, director general del grupo Ecuador Chequea, dedicado a la verificación del discurso político y contenidos engañosos, cree que hoy se “intenta generar un caos social mezclado de espontaneidad”.

En este contexto, destaca una desinformación con ataques personalizados a los “voceros” del Gobierno como el vicepresidente, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, o la responsable de Gestión de Riesgos, Alexandra Ocles, “que estarían mintiendo” sobre la situación y sus acciones.

Y un segundo nivel, “mucho más complicado de rastrear”, de generación de un ambiente de pánico claramente con fines políticos.

Ricaurte menciona un escenario de desinformación global, como herramienta en la lucha geopolítica y la intervención de medios venezolanos, rusos y de Irán.

Se suma otra corriente “más local, que utiliza las mismas matrices para desestabilizar”, en línea con una tendencia política que “ha sido transparente al considerar que el actual Gobierno debería caer y crearse un nuevo proceso constituyente en Ecuador”.

CORREÍSTAS CULPAN AL GOBIERNO

El asambleísta Ronny Aleaga, del ala correísta, considera que los bulos forman “parte de una burda estrategia para seguir justificando la ineptitud del Gobierno”.

Subrayó a Efe que el propio Correa en un mensaje ha pedido “apoyar la institucionalidad del Gobierno Nacional” y exhortó a las autoridades a investigar la procedencia de los mensajes.

“El Gobierno está tratando de evitar que la ciudadanía caiga en pánico. Queremos que nos informen de la realidad”, concluyó.