Las muñecas son las compañeras de Anita Chico

Ibarra. Anita Chico vive entre fieltros, polares, telas, encajes y cintas. Estos artículos usa para elaborar muñecas de todo tamaño, manualidades y adornos para el hogar. La mujer de 44 años es oriunda de Quevedo, pero llegó a Ibarra hace 22 años y reside en el sector de Azaya.

Se considera como una luchadora y es madre de tres hijos, una joven de 21 años y dos varones de 20 y 18. Cuenta que aprendió el arte de las manualidades a los 12 años, cuando en su tierra natal estudió costura y nació el amor por los adornos hechos mano.

Actualmente tiene un local junto a Rosa Méndez, Marilú Maldonado y Fanny Flores, en el Centro de Emprendedores de Ibarra. Las cuatro mujeres hacen los adornos y venden a los turistas y visitantes, en su mayoría, foráneos.

Preferencia. A pesar de que todo tipo de muñecas se comercializan en la actualidad, Anita asegura que todavía existe quienes prefieren las de tela y cabello de lana. La innovación en la fabricación de este juguete no ha sido impedimento para que la mujer venda a diario este tipo de manualidades. Hay clientes que ven a las pequeñas muñecas como adorno, pero hay niñas que se las llevan para jugar con ellas y convertirlas en sus ‘hijas’.

Testimonio. “Hago manualidades de todo tipo, lo que más piden los clientes son las muñecas, adornos para el hogar y juegos de baño y cocina. En hacer una muñeca pequeña me demoro máximo 20 minutos y en las más grandes, cerca de una hora”, señaló Anita.

También comentó que antes vendía los adornos en su casa, y luego de que el alcalde, Álvaro Castillo, les brindó un espacio en el expatronato, ahora su vida ha cambiado. “A veces se venden hasta cuatro productos al día, con esto puedo ayudar con los gastos de mi hogar y contribuir con el desarrollo de mis hijos”, dijo.

Destreza. Contó además que le fascinan los colores desde que era muy pequeña y que el secreto en la realización de estas piezas, es los acabados que les da. “Por la motricidad que tengo he podido siempre tener la mente ocupada. Lo que los clientes más piden son las muñecas que cuestan de 3 a 20 dólares dependiendo el tipo y tamaño”, agregó mientras concluía una muñeca de 3 dólares.

“Lo importante es ir innovando cada día, las cosas buenas, bonitas y baratas es lo que le gusta a la gente. Los juegos de cocina, que incluyen ropa para microondas, licuadora y cilindro de gas, cuestan 25 dólares, mientras que los de baño van entre 10 y 30 dólares, dependiendo el gusto del usuario y los detalles que quieran ponerlas”, aseguró.

Para Anita, la diferencia de sus muñecas está en los acabados., porque las adorna de forma distinta.
Las muñecas también las confeccionan con distintos trajes. materiales y colores, para ubicarlas en cualquier lugar del hogar.