Las Huecas

german muenalaLa “hueca” como palabra ha venido siendo utilizada por nuestros mindalaes kichwas como concepto de haber encontrado un lugar preciso para sus negocios. Con la palabra “agachaditos” los ecuatorianos nos referimos al lugar donde hay que ingresar a escondidas para comer rico y barato.

El imaginario colectivo va inventando sus palabras acorde a su praxis, ahora estas dos palabras se las relaciona con nuestra gastronomía, así como a su estilo e idiosincrasia. Desde el año pasado, el Ministerio de Cultura y Patrimonio, y el Distrito Metropolitano de Quito, han hecho publicaciones de libros sobre el tema que busca potencializar el turismo. “Nuestras huecas, para chuparse los dedos” es un manual que señala las huecas existentes en varias ciudades del país, entendiendo que responde a una convocatoria, investigación y capacitación para ubicar y reconocer los mejores sitios.
Así constatamos que de agachaditos a huecas hay un gran salto, principalmente porque las huecas deben ser sitios que han mejorado y superado varios problemas que el cliente exige: calidad, originalidad y atención. Esto se ha logrado gracias a la intervención del gobierno nacional y local, conscientes de la importancia de la gastronomía patrimonial que existe en todo el país. Esta semana en Quito y desde la iniciativa privada se ha realizado el II Congreso de Cocinas Patrimoniales, evento en el cual participaron universidades y sus estudiantes, así como chefs internacionales quienes miran y pronostican el gran futuro de la cocina ecuatoriana.
Ciertas iniciativas privadas han creado aplicaciones para redes sociales y teléfonos móviles para que el turista ubique la hueca que le sea atractiva. Aunque todos tenemos nuestras propias huecas nos queda la tarea de promocionarlas y que llegue a nuevos y exigentes paladares.

 

Germán Muenala Vega
muenalagerman@gmail.com