Las gasolineras de Ibarra aún tienen largas filas

Ibarra. El panorama ha sido el mismo desde hace 13 días. Ayer, una larga fila de autos en la estación Los Olivos se evidenció nuevamente. Decenas de conductores esperaron por cerca de tres horas para poder conseguir algo de combustible.

Venta limitada. Daniel Cárdenas, administrador de la gasolinera, comentó que la venta fue de USD 10 por cada automotor. “Queremos que alcance para todas las personas que han llegado este día. Esperamos que mañana (miércoles) ya tengamos la venta normal y puedan venir a llenar sus tanques”, dijo.

Fin de semana. La venta correspondió al abastecimiento que tuvieron el fin de semana. Hasta el mediodía de ayer ni un solo tanquero había llegado hasta la ciudad de Ibarra.

En otras gasolineras explicaron que estaban a la espera, pues les habían indicado que en la noche de ayer empezaría a llegar el combustible. Cárdenas añadió que de ser esto así, la venta en El Olivo sería a partir de la mañana de hoy por el tema de seguridad.

Pérdidas. Daniel Guerra, ciudadano ibarreño que usa su vehículo para transportar pan a las tiendas, dijo que esta escasez le ha representado pérdidas considerables. “Yo genero ingresos por día. No tengo un sueldo. Desde el jueves ya me quedé sin gasolina y hasta el momento no he podido solucionar el problema porque si hago fila de varias horas entonces ya no trabajo”, dijo.

Añadió que a pesar de usar la bicicleta para poder trabajar, no logró cubrir toda la ruta y sus pérdidas son de unos USD 30 diarios.

Precio anterior. Muchas personas aún desconocían que el precio del combustible ya volvió, desde ayer, a su precio anterior.

El Decreto 894, dejó sin efecto a la polémica orden presidencial 883, publicada el pasado 2 de octubre y que entre sus medidas principales eliminó el subsidio a la gasolina extra y diésel, provocando un aumento de hasta el 123 % en el costo del galón.

Algunos propietarios de gasolineras no gestionaron, hasta el lunes, la compra del combustible. Afirman que si lo obtenían al precio elevado y vendían al costo anterior, luego de la derogatoria, esto era una pérdida.