Las deudas de los equipos

Las deudas de los equipos de fútbol, como las del Deportivo Quito, hacen que se hundan en lo más profundo, ya que este último debe jugar ahora en el fútbol amateur de Pichincha. Si siguieran la simple fórmula popular: “Paga lo que debes y sabrás lo que tienes” podrían evitar los dirigentes estos fatales errores de invertir sin tener ningún respaldo ni posibilidad de tenerlo en el futuro. Pero también hay que considerar que el organismo que los sanciona es la FIFA, cuyo nivel de corrupción ha llevado a sus máximos dirigentes en todas las regiones a la cárcel, por mal uso de los fondos que pertenecían a sus federaciones.

¿Nos preguntamos si este organismo tendrá calidad moral para hundir a equipos tan populares, que tienen varios campeonatos nacionales a su haber y destacadas intervenciones en el exterior?.

Mientras tanto los sufridos hinchas ven desaparecer sus más caras ilusiones y lo que es peor, reciben los memes y las burlas de los equipos opositores. ¿Habrá justicia en el deporte más popular del mundo, cuya simple fórmula de mover una pelota hacia la meta, se convierte en un sucio juego de interés económicos, de venta de personas, que no parece compatible con los criterios sociales y humanos por lo que lucha la humanidad en pleno siglo XXI?.

Tienen que cambiar muchas cosas para que el fútbol recupere su ideal de juego para divertir a la afición y de competencia leal entre deportistas.