Las cocinas de inducción

pedro ramirezEl Gobierno de la “revolución ciudadana” ha dicho que en el año 2016 entrarán en funcionamiento las centrales eléctricas que al momento están en construcción y que generarán energía  eléctrica suficiente hasta para exportar. Esto significa -según el propio gobierno- que se podrán utilizar cocinas de inducción (campo  electromagnético que se transforma en energía calorífica) constituidas de un material vitrocerámico (plancha de cerámica vidriosa) donde  asientan las ollas, éstas a su vez deben poseer una base de un material ferromagnético.

Este tipo de cocinas permiten optimizar  energía eléctrica porque calientan el recipiente de cocción más no la cocina como sucede en una cocina eléctrica común  basada en resistencias (niquelinas) que  consume mucha energía eléctrica para calentar las resistencias luego  irradiar calor al recipiente.
La actual cocina de gas butano no es  eficiente porque consume mucho combustible para generar energía calorífica, dejar de usarlo ayudaría a eliminar el subsidio ¿eliminando el subsidio a los combustibles, se dejará bajo tierra el petróleo del Yasuní?
La cocina de inducción tiene altos costos, por ello el Ministerio de  Industrias y Productividad del Ecuador está buscando alternativas para reutilizar la estructura de las actuales  cocinas de gas  y cambiar únicamente  la base de  las hornillas, con un kit vitrocerámico. Regularmente esta base está equipada con sensores que captan cuando están sobre la estufa las ollas encendiéndola automáticamente, caso contrario permanece apagado. La energía que utilizan estas cocinas es de 220v, que optimizando puede ahorrar un alto porcentaje de dinero.
Muchas  casas en el Ecuador  por no decir en su mayoría, deberán adecuar instalaciones eléctricas para 220v, que  al momento tienen acometidas de apenas 110v, además deberán aprovisionarse de ollas de acero enlosado y  similares, no  pueden utilizar ollas de aluminio, cerámica, vidrio, barro o cobre, porque no permitiría generar el electromagnetismo que deriva en la fuerza calorífica para calentar el recipiente.

 

Pedro Manuel Ramírez
pm_ramirezt@hotmail.com