Las carreras técnicas también son otra opción para estudiar

carreras tecnicasIbarra.- Tatiana Leiton está cursando el último año de Tecnología en Sistemas, decidió postular a esta carrera porque en las pruebas del Senescyt no le fue tan bien, aprovechó el tiempo y muy pronto tendrá su carrera tecnológica del ITSI.

“Con esta carrera te haces tu propio técnico en casa”, cuenta Tatiana, quien asegura que seguirá estudiando para sacar una ingeniería o licenciatura.

Postulación.- En las zonas de planificación 1 y 2 se inscribieron para rendir la evaluación 26.791 aspirantes, de ellos 12 515 fueron estudiantes de tercer año de bachillerato y 14.276 personas graduadas en años anteriores.
En la zona de planificación 1 conformada por Imbabura, Carchi, Sucumbíos y Esmeraldas existen 13 institutos públicos y 4 privados.

Jaime Dávila, rector del Instituto Tecnológico Superior Ibarra, ITSI, explica que la tecnología se caracteriza por ser una educación y una formación profesional muy práctica.

“Las instrucciones se traducen en hechos y en actos que ayudan a que los sistemas funcionen adecuadamente. Es la materia que necesita el ingeniero o el administrador para ejecutar un proyecto”, manifiesta Dávila.

Reforma.- Actualmente las carreras tecnológicas no están contempladas como de tercer nivel. En una reforma educativa que aún está en debate se plantea la posibilidad que los tecnólogos que han recibido su formación puedan continuar estudiando licenciaturas, ingenierías y hasta maestrías para optar por los títulos de cuarto nivel. Jaime Dávila señala que en la reforma también se puede contemplar a la tecnología como un título de tercer nivel.

Para Viviana Burgos, docente del ITSI, considera que lo ideal sería que los alumnos estudien un año para la licenciatura porque hay conocimientos que por el tiempo no se los puede establecer.

Proceso.- Del 28 al 31 de marzo los estudiantes que no obtuvieron un cupo tendrán una segunda oportunidad de postular.
Esta segunda postulación se realizará con la oferta disponible considerando incluso los cupos que fueron rechazados en la primera fase de postulación; su objetivo es que si alguien rechazó un cupo, este vuelva a ser ofertado y aprovechado por otro aspirante. Desde el 4 hasta el 6 de abril los aspirantes deberán aceptar o rechazar el cupo en su primera opción de carrera. Los aspirantes que acepten un cupo y no se matriculen tendrán una penalidad de un período académico en el que no podrán participar en una nueva convocatoria.