Las “caídas clandestinas” en Ibarra traen secuelas

Ibarra. Fueron las autoridades policiales de la provincia de Imbabura, las que informaron que en el último fin de semana se encontró a más de 300 jóvenes siendo parte de fiestas clandestinas.

Varios sitios de diversión nocturna, ilegales, fueron clausurados, sin embargo existen casas que también son “acondicionadas” para realizar fiestas clandestinas y que ya han generado las primeras víctimas, no solo del consumo de alcohol sino también de delitos como extorsión.

Testimonio de madre. “Susana” nombre protegido es una madre de familia, quien contó que su hija fue parte de una supuesta fiesta de cumpleaños, y que cuya celebración se habría realizado en una casa particular ubicada cerca al Parque Ciudad Blanca.

“Mi hija tenía permiso hasta las 10 de la noche; sin embargo ya pasó esa hora y mi hija no me contestaba el teléfono, entonces la preocupación me invadió, posteriormente, a las 12 de la noche, recibí una llamada de una mujer, en esa llamada me decía que vaya a verle a mi hija, que ella estaba mal, entonces yo me trasladé a una casa que queda cerca del Parque Ciudad Blanca, cuando yo llegué a ese lugar efectivamente mi hija estaba mal, botaba espuma por la boca, eran las 23:30.

Mi hija cuando ya volvió en sí dijo que al ingreso había una manguera en la puerta, en ese momento se dio cuenta además que su teléfono le habían robado”, dijo “Susana”.

Denuncia otro delito. A decir de la madre de familia allí, solo al ingreso a la vivienda los jóvenes mediante una manguera tenían que ingerir el licor puntas, así habría descrito su hija, quien hasta el momento tiene problemas de salud y hasta psicológicos, razón por la cual no puede inclusive asistir a clases.

“Pero eso no es todo la persona que se extrae el celular de mi hija, ahora está que nos envía mensajes del mismo celular de mi hija, la última ubicación del celular de mi hija arrojaba en la misma casa en donde se hacía la fiesta clandestina. He puesto la denuncia en la Fiscalía y la Policía está investigando, este tema. No sé de quién sea la casa, lo único que sé es que iban a la casa del Juan Fernando P. Conozco que los vecinos también ya se habían quejado por cuanto ahí pasan una serie de cosas”, concluyó la ciudadana.

La Policía. En Ibarra y Otavalo, operativos coordinados entre la Intendencia General de Policía y Dinapen, intervinieron dos viviendas privadas en las que se realizaban fiestas clandestinas, muchos adolescentes fueron sorprendidos consumiendo bebidas alcohólicas.

La noche del sábado llegó la Policía a un domicilio en el que alrededor de 320 menores de edad participaban de un baile clandestino.

“Susana” indica los mensajes que recibe desde el celular de su hija el cual le fue robado en la fiesta.
Policía está buscando indicios de la ubicación de un celular de una chica que estuvo en las “caídas”.