Laguna de Yahuarcocha en crisis ambiental

Ibarra. Si usted visita la laguna de Yahuarcoha podrá darse cuenta que el agua ha tomado un color verdoso, espeso y maloliente. Ante esta circunstancia visitamos la Universidad Técnica del Norte, UTN, y entrevistamos a la docente Elizabeth Velarde y consultamos los motivos de la constante degradación de su ecosistema acuático y terrestre.

Tratamiento. La UTN inició un estudio de limnología (Ciencia que estudia los aspectos físicos y biológicos de los lagos) desde 2013 en Yahuarcocha, con la intención de conocer cómo está la cadena trófica y la actividad microscópica desde el alimento primario que ingresa a la laguna y sus consumidores.

Yahuarcocha es un lago poco profundo, desde al 2015 se ha mantenido en una profundidad máxima de 6 metros y en años anteriores se calculaba que tenía 9 metros, es decir que se han perdido 3 metros de profundidad. Comparando con lagos como el de San Pablo que tiene 30 metros de profundidad, seis metros de Yahuarcocha no es nada . “Estamos hablando de un plato prácticamente”, sostiene Velarde.

A pesar de las lluvias el agua no crece. Esto se debe a la falta de tratamiento de las entradas de agua clandestinas desde los sitios hoteleros, turísticos, habitacionales y desde la planta de tratamiento de Yahuarcocha. También hay entradas naturales y un solo desfogue.

Desde el año 2001 se hace actividades para recuperar Yahuarcoha, en el 2005, por ejemplo, se declaré en estado de emergencia a la laguna y se destinó fondos con los que se adquirió una draga para las orillas de la laguna.

Con otro fondo se realizó proyectos de reforestación y algo de educación ambiental, “todo esto sin impacto”, recalca la investigadora.

Problemas. La investigadora sostiene que el dragado fue negativo, porque no se tomó en cuenta el sedimento de la laguna.

La entrada de nutrientes desde los ingresos clandestinos y naturales vienen con fertilizantes pesticidas, y aguas servidas. Entonces,

lo lógico sería que si hay una gran cantidad de nutrientes debería haber una gran variedad de consumidores de estas sustancias (nitrógeno, fósforos, nitratos y fusfatos) y el eslabón primario de estos, son las algas.

Antes del dragado en el año 2015, el principal grupo de algas eran las clorofitas, que eran benéficas para el agua, que no causan nocividad. Con el retiro de las totoras y otras mcrofitas sumergidas como son las odeadensa, se retiró el repelente natural a las algas, entonces bajó las algas verdes y empiezan a dominar otro grupo que se llama cianobacterias, (algas verdes azuladas) que son negativas. Según la investigación de la UTN, son tóxicas y nocivas para la salud humana y para el ganado vacuno y porcino.

Es decir que los deportistas que practican el deporte en la laguna están en riesgo, quienes a pesar que toman pastillas para prevenir enfermedades, “hay que indicar a la ciudadanía que el 90 % de las algas en Yahuarcocha son cianobacterias. Que en otros países como en Brasil existen lagos con este tipo de bacterias en los que se han reportado muertes laceraciones en el hígado, intestino, cáncer y son el alimento fundamental de los peces de Yahuarcoha”, sostiene. Entonces la pesca artesanal en la laguna es riesgosa para todos los habitantes que se conoce consumen este alimento.