La voluntad del pueblo

Una vez concluido el proceso de elecciones, en el CNE se centra la atención. Se ha dado la contabilización de los votos depositados en las urnas, lo que conllevará a la designación de las autoridades seccionales en el país. Pero, claro, no todo parece que se ha enmarcado en los procedimientos correctos. Hay dudas. De ahí que las autoridades electorales deberán dar muestra de una limpieza de procedimientos para transparentar las votaciones y entregar el poder a quien se lo merezca, es decir respetando limpiamente la voluntad del pueblo en las urnas. En varias provincias del país, mientras no haya el pronunciamiento oficial, ya se han presentado impugnaciones a los resultados y en Ibarra no ha sido la excepción. Lo que se quiere es el respeto total a los votantes para que no quede la mínima duda. La voluntad del pueblo está por encima de todo. Debe primar la justicia, limpieza y transparencia para legitimar los triunfos.