La Universidad de Otavalo tras su acreditación

universidadOTAVALO. La Universidad de Otavalo ha tenido que cumplir un riguroso plan de ajuste a nivel administrativo, académico y financiero para lograr sostenerse cumpliendo las exigencias que los organismos que rigen el caminar de las instituciones de educación superior tienen planteadas. El reto para el 2016 es conseguir la acreditación institucional y de las carreras.

PREPARADOS
La institución de educación superior de Otavalo, que nació con la convicción de salir adelante cumpliendo los requisitos exigidos, ha llegado a los 13 años de funcionamiento.
Recientemente la rectora de la U. de Otavalo, doctora Nora Espí Lacomba, realizó una rendición de cuentas, que si bien, observan algunos “incumplimientos”, no es menos cierto que las potencialidades son mayores y hacen ver un futuro promisorio.
Nosotros estamos preparados y con ansias para que las autoridades de educación superior nos visiten y podamos superar el escollo que vivimos en años anteriores, aseguró Luis Alberto Acosta, director general administrativo de la U. de Otavalo .

BUENAS NOTICIAS
Existen logros en el año 2015, sin duda alguna, señaló Luis Alberto Acosta, quien dio a conocer que para el presente año el presupuesto institucional alcanzará los tres millones de dólares.
Nosotros partimos, primero, del cumplimiento del Plan de Fortalecimiento, acotó, lo cual nosotros lo desarrollamos en un duro proceso de un año, sobre todo consolidando el tema que requieren las autoridades de control en el ámbito de la calidad de la educación.
El plan fue desarrollado a través de 14 estrategias, 18 acciones y 74 tareas, dijo Alberto Acosta, cumplidos en el mes de abril de 2015, “lastimosamente el Consejo de Acreditación de la Calidad de Educación Superior difirió el tema de la acreditación para este año 2016.
En el primer trimestre del 2016 se tiene previsto esa calificación y hay que esperar que las condiciones políticas del país no cambien y que se lleve a efecto la planificación que se ha hecho.
Acosta, destacó que dentro del plan, se busca el mejoramiento del claustro académico “y quisiera informar que a marzo de 2015 teníamos entre profesores a tiempo completo y parcial el número de 30 y para el mes de noviembre ese número aumentó a 35 profesores”, añadió.
Otra de las satisfacciones es el posicionamiento de los profesores de cuarto nivel que a marzo era del 53% y a noviembre cerramos con el 66%, lo que significa que estamos dando los pasos que la educación superior exige y garantiza la formación de los profesionales que vamos a entregar al mercado laboral, dijo.
Citó que la Universidad de Otavalo cuenta con 8 PhD, lo que considero un buen porcentaje “y en formación existen 4 compañeros que a mi criterio son de las cosas más representativas que hemos hecho en el año 2015. Desde el año 2009 la Universidad de Otavalo viene caminando en un proceso permanente de acreditación, lo que significa que el recurso humano que está alrededor de la universidad está muy bien preparado.
Hemos pasado como 8 procesos y el pasar el noveno proceso para nosotros es una medida de cómo debemos enfrentar esos desafíos, precisó Acosta.
No hay temor a los procesos de acreditación “debemos ir paso a paso, no es un tema de velocidad, sino de ir haciendo las cosas como se deben hacer para consolidar la calidad de la educación superior.

EXPERIENCIA CUBANA
La incorporación de la PhD Nora Espí ha sido una valiosa incorporación a la universidad, no solo por el nivel de experiencia que trae en su currícula (tiene como precedente el hecho de que fue presidenta de la Junta de Acreditación de varias universidades en Cuba) y esa experiencia hemos trasladado a nuestra institución, puntualizó.