La trata de personas: un delito aún invisible

Tulcán.- La trata de personas es un secreto a voces que circula en las fronteras. No obstante, por los diversos rostros que adopta, sigue siendo muy difícil de detectar por parte de las autoridades.

Problemática. Así lo manifestó Miller Burbano, representante del Ministerio del Interior de Colombia, para quien la dificultad al identificar el delito radica en su naturalización. Por ejemplo, la explotación laboral. “Creen que porque les dan comida y estadía la explotación es normal y detrás de eso podría haber trata de personas”. Un segundo factor obedece a que el mecanismo para captar a las personas va incluso por temas emocionales como el enamoramiento, engaño o fraude, lo que hace que la víctima finalmente se sienta culpable y no denuncie.

Delito invisible. Todo esto haría que no se visibilice el delito. “Las estadísticas no reflejarían la problemática real que ese estaría presentando”, asegura Burbano.

Por ejemplo, en la frontera colombiana este último año apenas se han detectado tres casos.

La trata de personas tendría al menos siete propósitos, siendo los más comunes la explotación sexual, laboral, mendicidad, matrimonios serviles, entre otros. Una de las estrategias preventivas en la frontera común entre Ecuador y Colombia es la articulación de acciones conjuntas.

Feria. En este contexto, ayer se desarrolló en el puente internacional de Rumichaca la III Feria Bi-nacional Ecuador-Colombia para la Prevención de Trata de Personas.

María Fernanda Revelo, analista de la Dirección de Prevención de Trata de Personas del Ministerio del Interior del Ecuador, precisó que en el último año debido al flujo migratorio inusual de venezolanos “se han presentado casos aislados”, pero asegura que no hay un repunte del delito. “Sin embargo sí hay casos relacionados con víctimas venezolanas, pero no necesariamente en frontera, sino en ciudades como Quito donde se han detectado cuatro casos de personas que eran llevadas con fines de explotación sexual”. Ecuador tampoco maneja mayores cifras de trata en frontera.

Prevención. En este último año a través de un plan de trabajo que incluyó talleres binacionales se intercambió datos importantes para trabajar en prevención y protección a víctimas. Para la analista es clave trabajar en la judicialización del delito. También el número de operativos enfocados a desarticular estas redes se mantiene en aproximadamente 20 a escala nacional, donde se rescató algunas víctimas. En la frontera entre Colombia y Ecuador afirma no se han hecho operativos de carácter binacional en este último año, pero sí en zonas del centro y sur del Ecuador.

En el lado colombiano, también se precisa que la migración venezolana generó casos de trata, pero tampoco hay denuncias oficiales “existe información preliminar de que así es pero no podríamos afirmar estadísticamente cuántos casos hay”, detalló Burbano. Sobre la desarticulación de redes en Colombia existen casos documentados pero no en zona de frontera.

Ayuda. En Colombia, instituciones como el Ministerio del Interior, Policía, Defensoría del Pueblo, Bienestar Familiar, entre otros, hacen parte del protocolo de atención y protección de víctimas. Hay una ruta donde se les brinda atención de urgencia, alimentación, refugio, trámites migratorios y se apoya a recuperar su dignidad humana.

Feria. Con puntos informativos en ambos lados de la frontera, la ciudadanía que cruza por el ducto internacional conoció sobre esta problemática y los organismos a los que debe recurrir en caso de ser víctimas de este delito. Por Ecuador participaron el Ministerio del Interior, Fiscalía, Mies, Ministerio de Salud, Relaciones Exteriores. También asistieron ONG’s.

De ambos lados de la frontera colombo ecuatoriana se instalaron puntos de información y prevención sobre la trata de personas.
El flujo migratorio venezolano continúa y ha generado casos de trata. Las cifras oficiales son mínimas.