La trata de personas en Imbabura, una realidad

trataOTAVALO. Con tan solo 16 años de edad, Mayra y Mirian, de la comunidad Cuicocha Pana, del cantón Cotacachi, decidieron viajar a Venezuela, contratadas por Luzmila V. Ambas menores vieron en este viaje de trabajo el progreso económico de ellas y sus familias y ante los ofrecimientos de la contratante viajaron sin temor hasta ese país y ahí empezó su pesadilla.

Historia. “Nos contrataron para trabajar vendiendo mercadería en un local comercial pero terminamos siendo empleadas domésticas, nos hacían trabajar hasta altas horas de la noche y no nos pagaban”, recuerda Mayra, quien ahora tiene 22 años de edad y este viaje marcó su vida.

Trámite. A su retorno, los familiares de la menor realizaron los trámites respectivos para que los contratantes rindieran cuentas ante la justicia pero no han tenido respuesta alguna, es más, según la denunciante, “la señora Luzmila ha conseguido que se revoque la orden de detención en su contra y ahora camina tranquila en la ciudad y la denuncia por delito de trata de personas ha quedado en nada”, asegura la joven.

Estudios. En las comunidades indígenas de Otavalo y Cotacachi es en donde más se han visto este tipo de casos. Según un estudio realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Facultad Latino Americana de Ciencias Sociales (FLACSO), “del 2005 al 2011 se reportó un total de 36 delitos de trata de personas. De esos casos, entre el 2008 y el 2011, 7 corresponden al cantón de Ibarra, 22 al cantón Otavalo y 2 al cantón Cotacachi. De los 7 casos reportados en Ibarra, 5 conciernen a trata con fines de explotación sexual (de los cuales dos fueron registrados en 2008, uno 2009 y dos en 2011). Los dos restantes son casos de explotación laboral, que se registraron en 2009 y en 2010”

trata2Estadísticas. Actualmente en los cantones no se tienen estadísticas de este tipo de casos. “No tenemos cuantitativamente datos estadísticos pero para el Gobierno Municipal y Consejo de la Niñez, hablar de un caso es grave para la ciudad”, explica Cecilia Cobos, Secretaria Ejecutiva del Consejo Cantonal de la Niñez y Adolescencia del cantón Cotacachi.
Las estadísticas oficiales, lamentablemente no evidencian este problema, puesto que la sociedad desconoce del tema y no lo considera como un delito”, dice Lilian Basantes, consultora de la OIM.  

Cantones. El pasado viernes 5 de abril se llevó a cabo un operativo en cuatro centros de tolerancia de la ciudad de Ibarra en la que se detuvo a cuatro personas que son sospechosos de formar parte de una red internacional de trata de personas.
“En la ciudad de Ibarra y en la zona de Intag del cantón Cotacachi se han presentado casos de trata de personas con fines de explotación sexual”, comenta Cobos.

En Otavalo, los casos de trata de personas con fines de explotación laboral no son vistos como tales, puesto que los ‘tratantes’ son familiares o personas muy allegadas a la familia que ofrece trabajo a jóvenes y menores en otros países, especialmente Colombia y Venezuela”, explica Diego Rodas, Secretario Ejecutivo del Consejo Cantonal de la Niñez y Adolescencia de Otavalo.

Posible origen. Según la FLACSO, “El conflicto armado en el vecino país, unido a situaciones de pobreza y falta de oportunidades, parecen ser los principales factores que influyen para que mujeres y adolescentes colombianas caigan en las redes de tratantes de Ecuador, quienes las atraen con ofertas de trabajos con altos pagos, ya sea en restaurantes, en hogares o en los propios centros nocturnos”..

trata3Trabajo. En Otavalo el consejo Cantonal de la Niñez y Adolescencia se encuentra trabajando en la prevención de estos casos. “El delito de trata en toda la provincia es alto, y en el cantón se ha identificado este tipo de actividades ilícitas que no han sido judicializadas, y por este motivo el trabajo lo estamos enfocando en la prevención, capacitando a los habitantes de las comunidades rurales del cantón”, afirma Rodas.

Trámite. “El delito de trata de personas es de acción pública, es decir que los afectados no necesitan abogado para denunciar este hecho, se tiene que acudir directamente a la Fiscalía y ahí le receptan la denuncia verbal y comienza el trámite”, manifiesta Luis Yépez, doctor  en leyes de Otavalo.
Seguimiento. Según Yépez, regularmente en este tipo de delitos, los casos no se resuelven por falta de continuidad y porque la gente no denuncia. Mayra espera que la solución a su caso no quede en el olvido. Ella está dispuesta a dar continuidad al mismo. “El daño que me hicieron es irreparable, y no es justo que estas personas transiten libremente como si nada hubieran hecho”, indica la joven con lágrimas en sus ojos.
El último caso de trata de personas ocurrido en Ibarra, nuevamente ha abierto el debate de estos temas.
“La trata debe ser una política de estado, se debe crear un sistema de protección y seguimiento”, dice Cobos.