La terapia en niños logra sorprendentes resultados

Ibarra. En el mundo hay aproximadamente mil millones de personas con discapacidad, de las que la mayoría carece de acceso a una atención médica y a servicios de rehabilitación apropiados.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la rehabilitación y la habilitación son procesos destinados a permitir que las personas con discapacidad alcancen y mantengan un nivel óptimo de desempeño físico, sensorial, intelectual, psicológico o social.

La rehabilitación abarca un amplio abanico de actividades, como atención médica de rehabilitación, fisioterapia, psicoterapia, terapia del lenguaje, terapia ocupacional y servicios de apoyo.

El hijo de Magali Cevallos, Sebastián Cabrera, de 2 años, nació con parálisis cerebral infantil, esto surgió de una complicación al nacer, le faltó la respiración y no llegó el oxígeno necesario a su cerebro.

Magali contó que su pequeño está en terapia física desde hace 2 años, “los resultados han sido sorprendentes y buenos, a pesar de que la evolución depende solamente de él”.

Sebastián tiene una cita cuatro veces a la semana con Paulina Garrido, terapeuta física y experta en neurorehabilitación.

Magali reconoce que los brazos de su pequeño de dos años eran espásticos (músculos permanentemente contraídos), pero con las terapias ahora ya puede abrir, cerrar sus manos y tratar de comer solo.

“Son cositas que parece que no fueran importantes pero que sí lo logra con las terapias”, dijo.

Paulina tiene también una certificación como terapeuta bobath, que es un tipo de tratamiento que se usa específicamente para casos especiales.

Actualmente trabaja con 25 niños con discapacidad como con síndrome de Down, parálisis cerebral o que hayan sufrido traumatismo craneoencefálico.

“Hacemos que ellos adquieran la facilidad para poder hacer esas habilidades motoras como pararse, caminar, gatear o sentarse, actividades que se les dificulta por la lesión que tuvieron”, explicó Paulina.

Trabajo. Los niños permanecen por unos minutos dentro de una jaula, aquí Paulina junto a Ivette Espinoza, otra terapeuta, usan un arnés para empezar el entrenamiento.

Pero además de eso, la tecnología también es aplicada para estas terapias, específicamente usan realidad virtual con juegos.

“Seleccionamos un juego que realice el movimiento que necesitamos para que se siga fortaleciendo el brazo o la pelvis del niño”, dijo Paulina.

Para Ivette, en cambio trabajar con niños también es una experiencia enriquecedora, “amamos lo que hacemos, los niños nos cargan de energía, podemos ver el avance que generamos en ellos y por una mínima evolución que tengan para nosotros es muy satisfactorio”, comentó.

Ivette señaló que tienen un contacto cercano con los niños desde los 0 meses hasta los 12 años.

La música también es importante en estas terapias, Paulina indicó que algunos niños no hacen sus entrenamientos si es que no escuchan su canción favorita.

Ivette Espinoza, licenciada en terapia física médica, trabaja con la pequeña Aylin Valencia, de 5 años, que ahora trata de caminar sola.
Mauricio Cabrera y su esposa Magali Cevallos, acompañan a su hijo Sebastián a las terapias.