La técnica de culpabilizar

enrique aguilarCada vez más vemos en los medios de comunicación y a propósito del escándalo de Odebrecht, especialmente en la televisión, que los comunicadores de los noticieros ligan a un personaje ya acusado y detenido por dicha causa, con un político pariente suyo, la frase “Tio del Vicepresidente”, está siempre en sus bocas. Independientemente de que tío y sobrino resulten culpables a la larga, por decisión de un juez, ya nos ha convertido a todos quienes escuchamos el noticiero en jueces de una conducta delictiva para cuyo juicio, no tenemos siquiera los elementos que en estos casos se requiere para ser objetivo en lo que juzgamos.

Nos convierten así en acusadores a priori de las faltas o delitos de los políticos y funcionarios públicos, las cuales obviamente tienen que ventilarse en los juzgados y no en los sets de televisión. Esto, con el pretexto, que nadie es tan ingenuo para creer, de que se lo hace para aclarar la verdad y para que el público este bien informado. Nunca se dice si se comprobó la fuente de tal noticia, de tal video o grabación, o si, la misma fue emitida por una persona que merezca la confianza de quien recibió la noticia.

Se establece entonces un sistema comunicacional y psicológico destinado a poner en la mente de los televidentes una imagen de obvia culpabilidad, de la cual difícilmente podremos escapar en el futuro. Así mismo se omite la culpa y se ha dejado de lado las noticias sobre Charlie Pareja, acusado en el mismo caso, desde que él y su hijo se refugiaron en el Perú. ¿Será porque estos personajes son parte de la derecha y de un gobierno de funesta recordación como el de Febres Cordero, y en este caso el efecto comunicacional a lograrse es el contrario, es decir “no culpabilizar”?.

Como puede verse una es la actitud para culpabilizar y otra para olvidar a un acusado por la misma causa, en todo caso el público no tiene porque convertirse en juez, pues para eso ya están los magistrados elegidos por concurso.

Enrique Aguilar
neaguilarz@hotmail.com