La soledad no existe en La Esperanza

Ibarra. José María Tabango Cacuango, tiene al momento 80 años y un mes de edad, acude al centro de adultos mayores de la Esperanza desde hace 11 años.

Primero lo hacía en Rumipamba, pero desde hace 6 años, se encuentra en el centro de atención de La Esperanza, y fue allí en donde encontró a Germania Grijalva, el amor de su vida, con quien no solo se casó por lo civil, sino también lo hizo por la iglesia.

La pareja vive al momento en Punkuhuaicu, una comunidad ubicada a 10 minutos de la cabecera parroquial de La Esperanza.

Nelly Colimba responsable del centro de los adultos mayores de esta parroquia, dijo que efectivamente la pareja se casó una vez que ya estaban en el centro, “es la única pareja que se conoció y se casó durante las actividades que realizan los adultos mayores aquí”, dijo la funcionaria.

Siempre juntos. Germania Grijalva no habla español, solo kichwa, sin embargo a través de José María Cacuango pudimos conocer que ella al momento tiene 67 años de edad. Aquí se vuelve a cumplir el viejo adajio que para el amor no hay edades.

Comparten todos los momentos juntos, inclusive asisten al centro de adultos mayores los dos. José no se casó nunca y Germania tampoco, sin embargo ella sí tenía una hija y fue quien acompañó a su madre hasta el altar.

Se casaron por la iglesia. José cuenta que fue Germania quien se le declaró, él aceptó. Pero José no solo quería vivir juntos y nada más, es por eso que fue él quien tomó la iniciativa de casarse. El acto de la ceremonia religiosa se realizó en la parroquia de La Esperanza, lo hizo sin padrinos ya que José considera que aquello no es necesario, tiene esa mentalidad por cuanto en su juventud estuvo vinculado con el servicio religioso.

“Cuando estaba aquí Monseñor Bernardino Echeverría, y el padre Juan Jumbo me nombraron como misionero, entonces mi trabajo era ir a visitar a la gente anciana que se encontraban en las comunidades de las comunidades de La Esperanza.

Yo dejé de ser catequista pero misionero diocesano continúo siendo hasta la actualidad”, concluyó el adulto mayor.