“La situación interna ha cambiado en el CRS”

Ibarra. Personas privadas de la libertad agradeciendo al sistema de rehabilitación. Suena un poco extraño, pero es real.

Desde la llegada de Margarita Arotingo, a la dirección del Centro de Rehabilitación Social de Ibarra las cosas han cambiado.

Trabajo. La aplicación de los ejes de tratamiento en áreas como educación, trabajo, psicología, salud y deporte, le ha permitido mejorar la situación de los 675 internos.

“Damos capacitación con profesionales de diferentes instituciones tanto públicos como privadas”, asegura Arotingo. Aunque falta mucho por trabajar, la situación a la interna de la institución ha cambiado.

Hoy los internos acceden de forma permanente a capacitación, salud, alimentación, recreación y educación.

Superación. El área de carpintería es una de las más apetecidas por los PPL (Personas privadas de la libertad), sus trabajos realizados al interior del CRS son comercializados por sus allegados lo que les permite generar ingresos para sus familias. Las artesanías y bisutería también son parte de los cursos que los internos aprenden. Actualmente hay un espacio en el local de emprendedores ubicado en el antiguo Patronato Municipal, donde se comercializan los productos que se realizan desde el CRS

A nivel psicológico las terapias individuales y grupales les brindan una tranquilidad que les permite irse adaptando a la realidad.

“Al principio fue duro, pero con las actividades que se realizan pasan ocupados, además les permite crecer como personas, valorar el tiempo y el dinero”, reconoce una de las familiares de un PPL que prefiere reservarse su identidad.