La salud no tiene fronteras culturales

pag 11Joaquina Perugachi fue una de las 120 personas beneficiadas de la brigada de salud, realizada por la Iglesia Evangélica Génesis.
A ella le tomaron los signos vitales y le hicieron la valoración médica. “Estoy bien pero me enviaron un tratamiento. Aquí me dieron los medicamentos”, dice la beneficiada de 75 años, que arribó desde la comunidad La Compañía.

Beneficiados. Su historia se replicó en cientos de adultos mayores atendidos en la brigada de salud. Mejorar las condiciones de vida de los beneficiarios fue el objetivo de la iniciativa benéfica.
“Nuestra propuesta es trabajar con los grupos prioritarios. En este sentido estamos con los adultos mayores y niños con discapacidad”, asegura Ercilia Castañeda, quien coordinó la atención.
El personal de médicos de la Prefectura de Imbabura apoyó en la actividad benéfica. De acuerdo a un cronograma de trabajo, este tipo de brigadas se fortalecerán para el próximo año.  María Morales fue otra de las beneficiadas. Ella acudió al llamado, para verificarse la dentadura que según dice debe realizarse unas calzas. Tras unos minutos en espera fue atendida por Cristiana Merino, la odontóloga del Patronato Provincial, quien le solucionó el pedido. La ayuda de servicio social seguirá el próximo mes.