La revocatoria del mandato, un derecho de los ciudadanos

En el país está claro que la falta de liderazgos y el compromiso de los ciudadanos con su futuro van en andariveles distintos.

Cuando los ciudadano se acercan a las urnas a entregar su voto por una persona de su confianza para que administre una función pública, confía en que el plan de trabajo presentando se ajusta a parámetros reales y efectivos, pero también hay la certeza de que sus acciones van a propender a subir los estándares de calidad de la institución pública que administran, con base en la honestidad.

¿Qué pasa si ello no ocurre, si las acciones de la autoridad son nulas y si por el contrario, en lugar de atinadas acciones se mezclan con corruptelas, malos manejos, abuso de poder, cálculos políticos e inobservancia a las normativas?

¿Qué es la revocatoria del mandato?
La revocatoria del mandato es un derecho político por medio del cual los ciudadanos dan por terminado el mandato que le han conferido a un gobernador o a un alcalde; no sólo quienes eligieron al alcalde o al gobernador pueden participar en la revocatoria del mandato, sino que todos los ciudadanos tienen derecho.

Un estudio de los doctores Gustavo Araujo Rocha y Francisco Morales Gómez, que aparece en la página DerechoEcuador.com hace una análisis de estos procedimientos.

“Otro de los derechos políticos que consagra la Constitución Política de la República para los ciudadanos ecuatorianos de cualquier jurisdicción política electoral, radica en la capacidad para revocar el mandato a los dignatarios de elección popular que se encuentren incursos en las causales que la propia Constitución y la ley establecen”, señalan.

La Carta Fundamental se refiere a la revocatoria del mandato como otra forma de participación ciudadana, conducente a controlar los actos y gestión de los dignatarios de elección popular.

Otra causal para revocar el mandato a los dignatarios, consiste en la comprobación del cometimiento de actos de corrupción, lo dispone el artículo 111. “Cuando se trate de actos de corrupción, la revocatoria podrá solicitarse en cualquier tiempo del período para el que fue elegido el dignatario”, indican.

VER ADEMÁS 

Hoy que nuestro país se debate en la inmundicia de la corrupción a todo nivel, en forma particular, estamos asistiendo en forma diaria a los escándalos permanentes que protagonizan ciertos dignatarios de elección popular, que han hecho de su cargo una forma de enriquecimiento personal y se han servido de la comunidad no han servido a ella.

El lector podría preguntarse ¿Cuántos dignatarios deben o debieron irse a su casa por ineptos e incapaces o a la cárcel por ladrones y corruptos, desde que se promulgó la Constitución Política, si los ciudadanos conscientes de nuestra responsabilidad aplicáramos este derecho político?