La reactivación tiene color ‘verde’ en La Esperanza

Un espacio hecho por vecinos para los ibarreños. Así la identifican los moradores del barrio San Pedro a su feria agroproductiva y gastronómica, que nació hace 11 meses. Las familias y los amigos de este sector, localizado en pleno centro de la parroquia La Esperanza, se han venido organizando todo este tiempo, de manera formal, para comercializar sus productos agrícolas, su cocina tradicional, sus bordados y sus artesanías; conformando la Asociación ‘Verde Esperanza’, que por un tiempo paralizó sus emprendimientos por la pandemia.

Haciendo honor al nombre de su parroquia, ellos no pierden la esperanza en que estas actividades les ayuden a levantarse económicamente y favorezcan al turismo de la zona, ya que esta parroquia es paso obligado de los viajeros que vienen a Ibarra desde Quito. “No hay que perder la fe, estamos comenzando”, indicó Ricardo Yépez uno de sus vecinos.

Dicha asociación está conformada por 18 socios y socias, todos moradores del barrio San Pedro y cada sábado y domingo salen al parque central a promocionar sus productos. “La intención es llegar de manera directa al consumidor final sin intermediarios y con calidad”, afirma Alexandra Nicolalde, una de las socias.

La feria cumple con los protocolos de bioseguridad, las mesas están separadas una de otra, todos los comerciantes tienen su mascarilla, gel desinfectante y alcohol. Además cuentan con la dotación de tanques de agua para el aseo de las manos.

“La reactivación económica de las familias de este sector ha sido fundamental gracias a la iniciativa de la Asociación Verde Esperanza quienes han conseguido dar vida a este parque con sus emprendimientos”, indicó Anita Carrillo, presidenta del Gobierno Parroquial de La Esperanza.

La principal autoridad de la parroquia indicó que en todo el sector de La Esperanza son alrededor de 60 familias quienes se benefician con la comercialización de su gastronomía, productos agrícolas y artesanales, cafeterías y el turismo.