La ‘Rama de Gallos’, una tradición que se niega a desaparecer

Otavalo. La tradicional rama de gallos es un costumbre kichwa que está desapareciendo. La actividad se desarrolla en las comunidades indígenas, paralelo al festejo del Inti Raymi.

Proceso. Esta iniciativa depende del prioste, quien un año antes recibe un gallo y en compensación debe entregar 12 gallos para el año siguiente. Así lo asegura Joel Simba, estudiante universitario quien está al frente de la investigación. El objetivo es conservar esta tradición que se reporta a unos 200 años atrás.

“Es una tradición que se mantiene por muchos años, por ello los priostes deben bailar con sus invitados antes de trasladarse hasta la comunidad anfitriona”, certifica Simba.

Familiar. La denominada rama, con las aves atadas de las patas en un madero, es llevada por dos danzantes en hombros. Actualmente esta costumbre milenaria se desarrolla con frecuencia en comunidades de la cuenca del lago San Pablo, especialmente en González Suárez.

Rocío Cachimuel, presidenta de la Federación de Pueblos Kichwas de la Sierra Norte del Ecuador (FICI), ratifica que la entrega de la rama de gallos es una práctica que data de la época de los huasipungos, pero ahora tiene un carácter más comunitario, explica. De igual manera la tradición se mantiene viva.

De años. Cada persona que recibe un presente debe devolver el doble o más, en la próxima fiesta. Todo depende de cada sitio. Para los kichwas Kayambi, afincados en González Suárez, el número tiene relación con los meses del año.

Investigación. “Hay ocasiones que a la rama de Gallos, se suma los mediados”, comenta Simba. Estos últimos son arcos compuestos por plátanos, naranjas, panes que van colgados en una estructura de carrizo. En ambos casos, la persona que recibe debe restituir dos o dependiendo de la ritualidad.

La rama de gallos está conformada por 12 aves que son entregadas a la comunidad.