La puntualidad

La puntualidad es una clave del respeto que todos los ciudadanos nos merecemos. En algún momento un exalcalde hasta hizo promoción de su figura política en torno a la puntualidad, sin embargo muy rápido se olvidan las promesas políticas y conforme pasaban los días era un personaje que llegaba retrasado a los eventos públicos y protocolarios, no a todos, pero sí a algunos.

Recordamos esta situación a propósito de lo que sucedió ayer en la ciudad de Ibarra en donde la “Jornada de socialización de la Ley Orgánica de Comunicación”, tuvo una demora de casi una hora. La causa: la tardanza en llegar de los personajes que hicieron la invitación, entre ellos: dos asambleístas y un consejero del Cordicom, aunque en el salón previsto para este evento ya estaban comunicadores sociales, estudiantes universitarios, a más de varios propietarios de medios radiales. Se dice que se enseña con el ejemplo y se debería partir por ahí, por la puntualidad de quienes invitan a este tipo de eventos públicos, importantes y masivos, porque caso contrario, para repetir lo que muchas veces se oye, “volvemos a las prácticas de la vieja partidocracia”. La puntualidad no debe dejar de ser una práctica permanente.