La Plaza de Ponchos, el punto comercial navideño

La tarde del 17 de diciembre, en las calles Sucre, Modesto Jaramillo y Quiroga, comerciantes de diferentes productos textiles, jugueterías, alimenticios y otros, se situaron a lo largo de estas calles con el propósito de alzar sus carpas para iniciar la Feria Expo Otavalo.

Los ojos de la ciudadanía, asociaciones y comerciantes han estado en esta feria desde que se socializó este proyecto manejado y organizado por María Elena Maigua, presidenta de las 4 mujeres emprendedoras que forman la Asociación de mujeres ahora llamada Expo Otavalo en colaboración con el Municipio.

Para ser parte de esta feria, los comerciantes debían pagar costos totales por la carpa, organización y logística referentes a 38$ por el puesto de 1.50mx1.50m y el puesto de 3mx1.50m por 75$; dichos lugares debían contar con iluminación, medidas de seguridad y apoyo de agentes de tránsito y policía nacional para garantizar la seguridad.

Los comerciantes y moradores del pasaje Moreano también realizaron una Feria Navideña, misma que funciona hace una semana, tras arreglar este pasaje por iniciativas y trabajos de los mismos moradores y decidieron potenciar esta zona cercana a la Plaza de Ponchos comercializando sus productos.

Mencionan que al ser una feria independiente han solicitado que no se obstaculice la entrada al pasaje, ya que la Expo Otavalo estaría utilizando la calle Quiroga, misma que colinda con la Feria Navideña Moreano.

El Cabildo Kichwa se pronuncia y menciona notar irregularidades en la organización debido a que este proyecto no cuenta con un plan de contingencia y debería ser de conocimiento público ya que utiliza el bien público asentándose en las calles Sucre, Modesto Jaramillo y Quiroga.

Asimismo, establece que al ser autoridad kichwa de la ciudad han receptado varias denuncias de comerciantes que han comprado estos lugares a un precio mayor al establecido y socializado anteriormente, por lo cual estarán pendientes al informe económico que deberá entregarse al municipio al concluir la feria, de esa forma, constatar que todos los puestos cumplan con los acondicionamientos que incluía el precio de 38$ referente la organización y logística.

El Cabildo cuestiona la organización de esta feria debido a que no existió ningún proceso de licitación o concurso para realizar un proyecto de tal magnitud, que si bien busca reactivar la economía se lo puede considerar como una competencia desleal, por lo que el cabildo está presto a ser veedor y mediador en el desarrollo de estas ferias navideñas.

Elena Maigua como representante de su organización y promotora de la Expo Otavalo responde que se ha reunido con los discrepantes de esta feria; diferentes organizaciones, frentistas de la calle Sucre y frentistas de la Plaza de Ponchos y se ha llegado a algunos acuerdos, sin embargo no ha podido concordar con el Cabildo Kichwa ya que al no recibir invitación para involucrarse en el cabildo, no lo reconoce como autoridad.