La pasión por los volcanes creció en una pasantía

Ibarra. “Mi experiencia en Chile me dejó una dulce sensación. Espero que más jóvenes volcanólogos puedan estar en este terreno y aprendan de un especialista del servicio nacional, como yo lo hice”, así empieza su relato Patricia Rengel, de 22 años, luego de retornar de Chile.

La joven cursa el octavo semestre de Ciencias Geoló-gicas en Yachay Tech y obtuvo una pasantía internacional en observatorios volcánicos latinoamericanos en Chile.

Ella cuenta feliz que fue elegida entre 37 postulantes de todo el continente, entre ellos grandes profesionales de vulcanología y varios especialistas.

Experiencia. Para Patricia, esta pasantía internacional fue la oportunidad perfecta de capacitarse y representar a su casona universitaria, que considera, no es de tanta tradición.

“En Yachay Tech se están haciendo varias investigaciones que me dieron la oportunidad de postular y ganar entre profesionales y especialistas.

La convocatoria fue lanzada por el Grupo de Jóvenes Volcanólogos Latinoame-ricanos y la Asociación Latinoamericana de Vul-canología, que intentan potenciar estudios de vulcanología en toda la región andina, incluyendo Centroamérica y México”, dijo.

Objetivo. Patricia comentó que esta pasantía tiene el propósito de solventar una necesidad de capacitación que existe en los jóvenes que están relacionados con los estudios de volcanes.

“El programa duró ocho semanas y recibí capacitación en temas de peligros volcánicos, métodos de campo y monitoreo de volcanes”, añadió.

Explicó que el trabajo ha estado enfocado en métodos utilizados para la evaluación de peligros volcánicos y la elaboración de mapas de peligros. “En la cuarta semana de la pasantía se desarrolló la jornada de trabajo de campo en la región de Arica – Parina-cota, en la frontera norte de Chile, además estuve en la VI Feria de Divulgación Científica, en donde compartí con chicos de diferentes universidades y realizamos varias actividades”, aseguró .

“Yo elegí mi carrera y tengo esta pasión por los volcanes, porque esto me da la oportunidad de expandirme en varias áreas, además del conocimiento de la tierra, es importante porque tenemos una aplicación directa todo el tiempo con ella.

Me siento agradecida por la oportunidad y con mucha responsabilidad, ya que lo que viví, pueda difundirse y la pasantía se siga dando en los próximos años. Esta fue la prueba piloto y la difusión de esto va a permitir que se siga realizando en los siguientes años, porque fue financiada por la Asociación Internacional de Vulcano-logía y Química del interior de la tierra, que es la más grande que reúne a los volcanólogos de talla mundial y ellos financiaron para que se realice esta importante pasantía”, explicó.

La estudiante aseguró que a ella le dio mucho gusto escuchar la percepción que tienen en el observatorio de Chile del observatorio que se hace en Ecuador.

“Es totalmente positivo el monitoreo de los volcanes Tungurahua, Guagua Pi-chincha y Cotopaxi.

Los equipos que tienen en Chile son muy buenos y cubren varias áreas de estudio para entender a los volcanes”, enfatizó.

El geólogo Felipe Flores (i) y Patricia revisan un mapa elaborado durante la pasantía internacional.
Patricia Rengel realizó varios ascensos al volcán Llaima, considerado como el segundo más activo de Chile.
El trabajo también lo realizó en campo. En varias ocasiones estuvo en el volcán Parinacota, ubicado en el norte de Chile.