La pandemia afectó la convivencia familiar

La crisis del coronavirus ha golpeado la vida familiar y social de millones de personas sin previo aviso y para que se pueda fortalecer este lazo de unión, se organizó un foro con tres expertas en el tema.

‘Familia, uniendo lazos’, así se denominó el conversatorio que organizó el Patronato Provincial de Imbabura, y que busca analizar el funcionamiento familiar, ver cuáles son los aportes y características que se pueden entregar a la sociedad imbabureña.

Napoleón de la Torre, administrador del Patronato, dijo que el afán es encontrar a familias funcionales, donde puedan cumplir los roles para considerarlos un grupo ideal.
Señaló que una de las importantes preocupaciones que se han registrado en este periodo de pandemia, es tratar de entender las diversas afectaciones que ha tenido la familia como una organización básica de la sociedad.

Afirmó que esta pandemia ha puesto de relieve una serie de falencias, ha incentivado y aumentado el comportamiento de los seres humanos, “esto ha significado que aumentó la violencia, la desvinculación de miembros de la familia, la pérdida de empleo y otras características de dificultades que han hecho precisamente que analicemos el tema de la organización familiar”, aclaró De la Torre.

Amparo Lara, psicóloga en el proceso de prevención de violencia, explicó que han pensado en un espacio de sensibilización para entregar algunas estrategias positivas para las familias, donde el cuidado lo involucre tanto al padre y la madre, sobre todo respetuosamente.

La idea los foros, según la psicóloga, es brindar una sensibilización para prevenir la violencia, en este caso y con este último es para la prevención de la violencia intrafamiliar.

Por la pandemia se ha intensificado la convivencia en el hogar, por tanto muchos de los padres y madres no tienen estrategias para solventar de mejor forma esta convivencia, “por eso hemos pensado en esta temática a fin de poder devolver la mirada de fomentar una crianza positiva en los hogares”, dijo Amparo.

Noemí Pabón, experta en temas familiares, explicó que “las familias viven un alto nivel de estrés porque no han estado acostumbrados a compartir mucho tiempo juntos, normalmente salían a trabajar y a las escuelas”.