La oposición protesta contra enmiendas constitucionales

asambleaQuito (EFE).- Aunque sin una masiva concurrencia a las concentraciones anunciadas por grupos de oposición de Ecuador, iniciaron hoy las protestas contra unas enmiendas constitucionales impulsadas por el Gobierno, que incluyen la posibilidad de la postulación para la reelección indefinida de autoridades.

Un grupo de manifestantes, entre indígenas y sindicalistas, se congregaron en el parque El Arbolito, en el centro de Quito y próximo a la Asamblea Nacional (Parlamento), en una vigilia ante el segundo y definitivo debate del pleno legislativo de las enmiendas que se dará este jueves en ese recinto.

Otro grupo de oposición, en cambio, se reunió en la avenida Los Shyris, en el centro norte de la capital, y caminó hasta El Arbolito para apoyar la vigilia.

La Policía, por su parte, redobló la seguridad en las calles aledañas a la sede parlamentaria, ante el anuncio de varios dirigentes sindicales de que intentarán llegar hasta ese recinto para exigir que se “archiven” las enmiendas constitucionales.

Y es que la posibilidad de que el presidente del país, el izquierdista Rafael Correa, pueda presentarse a la reelección en los comicios de 2017, crispa a los opositores que ven también en la convocatoria a consulta popular una salida a sus demandas.

El oficialismo, por su parte, ha explicado que el Tribunal Constitucional, el máximo organismo de control de la Carta Magna, le facultó para llevar adelante las enmiendas, las mismas que, según ese grupo pro-Gobierno y de mayoría en la Asamblea, ha “socializado” las reformas entre la población en el último año.

Además, aseguran que en las enmiendas se incluirá una disposición transitoria que impediría a Correa presentarse a los comicios de 2017, alternativa que tampoco convence a los opositores empecinados en el “archivo” de las reformas constitucionales.

El oficialismo también ha llamado a sus bases a concentraciones para respaldar la aprobación de las enmiendas en la Asamblea y para hacer frente a los opositores.

Ellos empezaron a llegar esta tarde a las inmediaciones de la sede parlamentaria, donde algunos -sobre todo dirigentes de los sindicatos y grupos indígenas afines al Gobierno- prevén pasar la noche y esperar que se sumen otros simpatizantes en la mañana.

En el lugar donde se concentraron se armaron tiendas de campaña y una tarima, desde donde mañana harán sonar su apoyo al Gobierno, protegidos por el fuerte dispositivo policial que tiene como misión impedir que los opositores lleguen a ese sitio.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera del país, y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), en la oposición, han asegurado que la protesta se extenderá de manera indefinida si el oficialismo aprueba las enmiendas.

José Villavicencio, de la Unión General de Trabajadores (UGT), también en la oposición, indicó que a la protesta de mañana se sumarán varias organizaciones sindicales y que desde la noche de este miércoles indígenas del norte y sur del país empezarán un peregrinaje a la capital.

Los dirigentes de las organizaciones sociales no han descartado que se produzcan cierres de carreteras y que la protesta se extienda a otras ciudades y regiones del país.

Jaime Nebot, alcalde de la ciudad portuaria de Guayaquil (suroeste) y que es una de las cabezas visibles de la oposición de derechas, incluso ha dicho que no acatará enmiendas que carezcan de eficacia jurídica, según declaró a la cadena de televisión Ecuavisa.

Ello al considerar que una de las enmiendas regula las competencias municipales en los ámbitos de salud y educación, que hasta ahora pueden ejercer los cabildos.

“Yo no voy a hacer caso a eso”, dijo Nebot al recordar programas de entrega gratuita de textos escolares y salud pública que lleva adelante su Municipio, y que es periódicamente auditada por los órganos de control respectivo.