La opción de una segunda oportunidad

Ibarra. La esterilización, para evitar camadas indeseadas, la identificación, que permite localizar al dueño del animal en caso de pérdidas y la adopción, que le da una nueva oportunidad de vida a las mascotas abandonadas, son las soluciones para paliar el mayor problema que sufren los perros y gatos de nuestro país: el abandono y las pérdidas.

Para reflexionar. Muchas familias compran o aceptan animales a manera de “regalo” sin considerar las implicaciones que conlleva su crianza y sano desarrollo. Se estima que 8 de cada 10 perros vendidos o “regalados”, son abandonados por las personas que los tenían bajo su cuidado. Como sociedad debemos entender que un animal de compañía no es un juguete para los niños, o un individuo sin necesidades biológicas y afectivas. No pasemos por alto que ellos también necesitan alimento, agua, ser curados cuando están enfermos, necesitan resguardo de las inclemencias del tiempo y contacto con los miembros de la familia.

Antes de adoptar. El veterinario Jimmy Jurado dice que antes de adoptar a una mascota, es necesario que estés perfectamente consciente de los cuidados que requiere el animal que elijas. Por ejemplo, un perro o un gato necesita un lugar limpio para dormir, comida adecuada, un lugar para hacer sus necesidades lo cual deberás limpiar a diario, requiere ejercicio, paseos diarias, vacunas, atención médica, baños y tendrás que proteger a tu perro de enfermedades con un plan de vacunación completo. Asimismo, mantén a tu perro alejado de los parásitos (pulgas, garrapatas y mosquitos) que, además de causarle molestias, pueden provocarle distintas enfermedades. Además de todo lo anteriormente nombrado, necesitan un periodo de tiempo para poder adaptarse a su nueva familia y a su nuevo hogar.

Sobrepoblación. El problema de la sobrepoblación canina es abrumador. Casi en cualquier parte del mundo existen perros abandonados o maltratados. Muchos de ellos se encuentran en las calles, aunque los que tienen casa tampoco se salvan del maltrato.

Existen numerosas asociaciones y grupos en todo el mundo dedicados a rescatar animales del abandono y el maltrato. Sin embargo, ni todos ellos juntos pondrían cambiar esta realidad si la ciudadanía no toma conciencia del problema y se involucra en su solución.

Razones. El adoptar un animal es un acto gran humanidad, ya que seguramente ha vivido situaciones y condiciones crueles o podría vivirlas en el futuro.

Al rescatar un animal de la calle obtendrás un amigo que te lo agradecerá toda su vida. Evitas o disminuyes el comercio de animales.

Por lo general, los perros abandonados son mestizos o criollos y estos animales son mucho más fuertes, sanos y menos vulnerables a enfermedades características de los animales de raza.

Disminuyes el número de sacrificios innecesarios realizados para controlar las poblaciones caninas y felinas. Reduces los problemas de basuras causados por perros hambrientos los cuales buscan alimentos entre los desechos. Además, un perro mestizo es un fiel y cariñoso amigo que nada tiene que envidiarle a un perro de raza en lo que se refiere al tamaño, vigor y temperamento. Además, es más barato pues no pagas grandes sumas de dinero.

Piensa siempre que este es el acto más puro y bondadoso que podrás hacer por otro ser vivo.
Si tienes la posibilidad de adoptar a varios animales no dudes nunca en darles esa felicidad.
En general los mestizos son también extremadamente amables y muy amistosos. Son perfectos para que sean tus compañeros.