La obesidad, una preocupación

El problema de la obesidad no es regional, sino mundial. En muchos países se han instaurado campañas intensas para luchar contra este mal que afecta a millones de personas.

Ya no es raro que en nuestra región norte del país, por ejemplo, se observe en las calles transitando a personas, hombres, mujeres y niños con sobrepeso y además que en los consultorios de los médicos se hayan incrementado los pacientes que buscan solucionar su personal situación. Por ello es valedero que hagamos relación con lo que es bueno para evitar que el problema, aparentemente sencillo, se vuelva una enfermedad con riesgos para su propia vida. El secreto  según los pediatras endocrinólogos “está en alimentación balanceada y en la actividad física constante”. La Secretaría de Salud del Reino Unido confirmó, mediante una investigación, que cuando una persona deja que la obesidad avance, es capaz de perder algunas facultades, al punto de imposibilitarle asumir muchas tareas o actividades que antes realizaba sin problemas. Si usted ha aumentado de peso y eso ha repercutido en su estilo de vida, este es el momento ideal para generar un cambio a su favor, en pro de su salud. Otro de los aspectos que valoran los investigadores son los emocionales, pues la persona tiende a desanimarse y su autoestima se derrumba. Llegó el tiempo de cuidarse.