La Navidad es de Jesús y su muestra más grande de amor

Ibarra. Estamos en una de las épocas del año más e-mocionante del significado de la Cristiandad, el nacimiento de Jesucristo. Sin embargo, en los últimos tiempos, las fiestas navideñas han tomado un significado más comercial y menos religioso. Es por eso que la Iglesia Católica ex-horta a las familias a volver al verdadero significado de las celebraciones navideñas haciendo que Jesús nazca en cada corazón.

Nacimiento de Jesús. El padre Nelson Suárez dice que la Navidad es una fiesta que está bajo un ataque tremendo en estos últimos tiempos. Santa Claus ha tomado el lugar de Jesús-niño y el mall o el centro comercial ha tomado el lugar del templo. Que triste que el Domingo antes de Navidad los estacionamientos de las Iglesias estén vacíos y en los centros comerciales sea una hazaña encontrar un lugar donde estacionar el automóvil.

“Debemos reflexionar y saber que la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús. Los cristianos debemos celebrar su nacimiento y agradecerle por su inmenso amor para con nosotros. Esto lo podemos hacer cada día. Nuestras vidas deben reflejar el gozo de la salvación”, dijo.

El belén habla del amor de Dios. Para el Papa Francis-co, que se alegra de la costumbre de “añadir otras figuras al belén que parecen no tener relación alguna con los relatos evangélicos”, viendo en ello la expresión de “que en este nuevo mundo inaugurado por Jesús hay espacio para todo lo que es humano y para toda criatura” y la representación de “la santidad cotidiana”, lo que cuenta ante todo en el belén “es que este hable a nuestra vida”.

“En cualquier lugar y de cualquier manera”, concluye el Papa, “el belén habla del amor de Dios, el Dios que se hace niño para decirnos lo cerca que está de todo ser humano, cualquiera que sea su condición”.

Según la Tradición, en Greccio, durante la noche de Navidad de 1223, San Francisco de Asís organizó el primer belén viviente en una cueva que le recordaba a la que había visto en Belén.

Es entonces en el siglo XVI, los belenes en miniatura hicieron su aparición en las iglesias o conventos. Difun-didos por los jesuitas empiezan a surgir también en las familias.

El pesebre es una lección de vida y también de amor y sencillez. Aquí vemos las imágenes del nacimiento ubicado en La Catedral.
Se conoce como pesebre o belén a la representación de la llegada al mundo de Jesús, la cual se exhibe en la época navideña. En la gráfica, el pesebre de la iglesia de La Merced.