La música andina

renata barraganLa expresión “música andina” define el conjunto de sones, ritmos, estilos, instrumentos e intérpretes que se despliega a lo largo y ancho de la cordillera de los Andes, empezando en Colombia hasta el sur de Argentina y Chile, pasando por Ecuador, Perú y Bolivia.

La hermosa música andina de Ecuador ha traspasado las fronteras patrias y los dulces sonidos de los instrumentos musicales ejecutados generalmente por indígenas ecuatorianos pueden ser escuchados en importantes plazas y calles de Europa, y también de Estados Unidos, aunque en menor escala. 

De tal forma, la música andina de nuestro país constituye un importante producto de exportación , además de un fenómeno  histórico y cultural así como un distintivo de la identidad ecuatoriana.

Desde 1979 la migración llevó la música de Ecuador por el mundo, en medio de un entorno donde a  pesar de la diversidad de géneros y movimientos existentes en los presentes días, aún se siguen ejecutando flautas y bocinas con la misma pasión y delicadeza que en tiempos antiguos.

De acuerdo a la revista digital sobre la música de los Andes “Tierra de Vientos”   la presencia de instrumentos musicales en Ecuador se remonta al denominado “período precerámico”. 

De esa época se han hallado restos de la bocina de caracola depositada junto a los famosos “Amantes de Sumpa” (Cultura Las Vegas, 8.000-5.000 a.C.) y posteriormente en el período formativo abundaron los silbatos cerámicos antropomorfos y zoomorfos en culturas como la Valdivia (3.500-1.800 a.C) los caracoles del género Strombus se hallaron en la cultura Cerro Narrío (2.000 a.C.600 d.C) y la cultura Machalilla (1.500ª 800 a.C) legó flautas de hueso con cinco performaciones. 

La cultura Chorrerra (900-300 a.C.) tuvo un abanico de instrumentos que incluían vasijas-silbato, sonajeros, trompetas, silbatos zoomorfos, flautas verticales parecidas a las actuales quenas, ocarinas y tambores cerámicos. 

Y posteriormente otras culturas ecuatorianas contribuyeron con la creación de maracas de cerámica, litófonos y figurillas-silbato.  Especialmente la Tolita (600 a.C.-400 d.C) dejó ocarinas y silbatos antropomorfos y zoomorfos. No perdamos la identidad de nuestros pueblos y cultivemos nuestra propia cultura. 

Renata Barragán
      chiquita25@uio.satnet.net