‘La minería ilegal corrompe’, dice la Gobernadora de Imbabura

Urcuquí. Que este año se ponga fin a la minería ilegal en El Triunfo, comunidad ubicada en la parroquia Buenos Aires, es una interrogante para la que aún no hay una respuesta definitiva, así lo confirmó la gobernadora de Imbabura, Marisol Peñafiel, quien no habla de tiempos, “pues se puede caer en mentir o no cumplir”, precisó en una entrevista en EL NORTE TV.

“No dejaremos de trabajar un solo minuto en beneficio de la población y de Buenos Aires con los organismos articulados”, enfatizó la autoridad.

“No hay un espíritu de cuerpo, incluso hay policías detenidos, el tema de la minería ilegal corrompe a los funcionarios públicos”, enfatizó.

Situación. Lo que un inicio fue bonanza, ahora se convierte en temor por parte de los habitantes de la parroquia, informó el presidente del GAD de Buenos Aires, Miguel Tirira.

Ahora el comportamiento en la zona ya no es el de hace más de seis meses, cuando en lugar de arrendar piezas habitacionales a médicos y maestros que llegaban a trabajar en la zona, preferían hacerlo a forasteros cuyo fin era buscar oro en la mina, “porque les resultaba más oneroso o más rentable”.

Se espera que las autoridades judiciales, conjuntamente con la Agencia de Regulación y Control Minero, Arcom, y la Secretaría de Minería coordinen acciones para solucionar el inconveniente de la minería ilegal.

Problemas sociales. Prostitución, explotación laboral y trata de personas son algunos de los problemas que trajo la minería ilegal, sostuvo la Gobernadora.

Estudiantes dejaban de ir a clases para trabajar en la mina.

Recientemente, un grupo de comuneros de Buenos Aires quemó un prostíbulo clandestino que se ubicó en el sector. La paciencia se agotó y también protestaron para exigir el desalojo de mineros de El Triunfo.

220 personas están procesadas por practicar la minería ilegal en el sector.

Sobre los rumores de que decenas de personas habrían muerto y estarían sepultadas en la mina, la Gobernadora prefiere no pronunciarse, mientras no se realice un recorrido exhaustivo en la zona.

La gobernadora Marisol Peñafiel manifiesta que han sido decomisadas entre 300 y 400 toneladas de material aurífero que están en custodiado por la Policía Nacional.

La funcionaria precisó que, tras el trabajo en el Consejo de Seguridad se ha determinado que el material minero decomisado sea trasladado a espacios de la Arcom para que se pueda procesar e inclusive no se descarta que pudiera convertirse en una reserva del Estado para inversión pública.

En el sector de Buenos Aires las carpas cubren los puestos de comida improvisados para los mineros.
En Buenos Aires las actividades normales se vieron alteradas por la aglomeración de personas en busca del oro.
Así quedó el prostíbulo clandestino, luego que un grupo de personas lo incendiara, porque la paciencia se les agotó.