La manipulación del poder mediático

Están en su papayal los dueños de los grandes medios de comunicación nacional que ejercen el poder mediático; otra vez, se muestran como expresión política de los grupos económicos más ultramontanos y neoliberales del Ecuador.

Intervinieron al unísono en la campaña electoral aupando posiciones partidistas predeterminadas; se abanderaron en la defensa de controversiales decisiones claramente anticonstitucionales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social-Transitorio (CPCCS-T); al mismo tiempo, por el voto nulo, el desprestigio hacia determinadas candidaturas de consejeros y por la eliminación del nuevo CPCCS. Así se reflejaron los pactos y acuerdos que el círculo oscuro del morenismo propicia desde los poderes ejecutivo, legislativo y otras manejables instituciones del Estado bajo su designación.

Tan atosigante y reiterativa perorata, desconectada de la sociedad, fue derrotada junto a nuevos y tradicionales partidos políticos inclusive refugiados en alianzas vergonzosas. Desde abril oligopolios y poder mediático trabajan para esconder el revés electoral, los derrotados vuelven a la carga en una segunda ronda de “acuerdos y pactos” para cogobernar con un Presidente cada vez más débil e irrelevante en la toma de decisiones, 17.29% de credibilidad.

El tinglado pretende una mesa servida para 2021 con socialcristianos, CREO o con un globo de ensayo llamado Sonnenholzner.