La lucha contra el racismo es diaria

pag-7IBARRA. Un día como hoy, hace  56 años, la Policía mató a 69 personas que participaban en una manifestación pacífica realizada en Sharpeville, Sudáfrica, para protestar contra las leyes de pases del apartheid, que impedían el libre movimiento por el territorio de la población de raza negra.


La Organización de las Naciones Unidas,  ONU, en octubre de 1966, designó al 21 de marzo para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, para combatir y erradicar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y todas las formas de intolerancia que se llevan a cabo en diferentes partes del mundo.
La ONU estableció decenios contra el racismo desde 1973 hasta 1982, también de 1994 a 2003.
En 2011 se declaró como Año Internacional de los Afrodescendientes.
 Desde 2015 hasta 2024 se estableció el Decenio Internacional de los Afrodescendientes al que Ecuador se sumó recientemente con la firma de un Decreto Ejecutivo que establece como política nacional el reconocimiento del pueblo afrodescendiente, que representa el 7,2 % de la población ecuatoriana.
Aunque se establezcan decenios, es necesario lograr una verdadera concienciación en el país para erradicar todas las formas de discriminación.
Michael Arce, por ser negro, fue discriminado por un oficial del Ejército cuando se preparaba como cadete en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro. Y, aunque el Código Orgánico Integral Penal, COIP, en su Art. 177, establece la pena privativa de libertad de uno a tres años por el delito de odio, el capitán fue sentenciado a cinco meses 24 días de cárcel, en noviembre de 2015 y la pena fue ratificada  hace 15 días. Desde organizaciones afroecuatorianas se ha denunciado que aún en pleno siglo XXI aún existen rezagos de racismo y discriminación por el color de la piel.
“Nadie podrá ser discriminado por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, identidad cultural”, establece, entre otros aspectos el Plan Plurinacional para eliminar la discriminación racial y la exclusión étnica cultural. En 2009 al futbolista Felipe Caicedo, lo confundieron con un delincuente. “En un restaurante, en lugar de alimentos, a los quince minutos llegaron tres patrulleros, y quince policías. Irrumpieron en el local, le pidieron los documentos y le hicieron levantar sus manos…”. En 2008, el 13 de abril, 23 jóvenes afrodescendientes fueron detenidos por estar descansando en el parque La Carolina, acusados de “vagancia pública” y “actitud sospechosa”. Al no encontrarles cargos en contra de ellos fueron liberados. Los casos citados solo demuestran que los decenios contra el racismo no deben quedar solo escritos en un papel. Hay que actuar. Respetemos al mestizo, al indígena, al montubio, al afrodescendiente, solo así se hará realidad una verdadera interculturalidad.