La libertad no es negociable

Ramiro BucheliLa libertad es un principio universal que deja fuera cualquier actitud totalitaria, de donde provenga, de quien proceda, del cristal con que la mire y la audacia de quien quiera pisotearla.
La libertad es propia del ser humano y jamás permutable. En nuestro país y en otros de Latinoamérica  -resulta  preocupante y lamentable-  en los últimos años han surgido innumerables leyes restrictivas que convierten a los periodistas y a los medios de comunicación independientes  en  “enemigos” de regímenes políticos con clarísima tendencia dictatorial, obviamente bajo un disfraz absurdo y ridículo que pretende ligarlo y definirlo como democrático, elevado maliciosamente por el uso de una propaganda previamente diseñada y establecida para cumplir con los protervos fines.
Prueba fehaciente de ello, en diversos foros y con una postura frontal y valiente, miles de ciudadanos conscientes exteriorizan la necesidad extrema de que la democracia sea parte fundamental de la vida… expresan diariamente su desacuerdo con mandatarios que utilizan armas sutiles para reprimir a través de leyes, divulgación de propaganda y chantaje económico.


Hay coacción por parte de funcionarios públicos con límites transitorios, temporales, breves y momentáneos, aplicando amenazas legales y sanciones económicas sin  precedentes a quien discrepa con ellos o denuncia actos ligados a una flagrante corrupción que nace desde la aglutinación de todos los poderes en una sola persona. Descalificación a periodistas contrarios al régimen distinguiéndoles como traidores, enemigos y hasta delincuentes.
Un comportamiento grotesco que multiplica la postura de otros sectores que en la actualidad creen estar legitimados para agredir a periodistas y medios de comunicación…  proviene de quien no administra el respeto.