La leyenda de los delfines rosados

En el norte de la Amazonía ecuatoriana donde viven los pueblos Kichwa, allí donde se hallan poblaciones de delfines rosados; dice la leyenda que “el origen de este singular animal fue un joven guerrero indígena, a quien uno de sus Dioses, envidioso de sus atributos masculinos, lo condenó a vivir en los ríos y lagos de la Amazonía en forma de delfín. Desde entonces, este mamífero acuático ha sido fuente de especial fascinación para todos”.

Cuentan los abuelos que mientras los adultos están en la bebida y el baile “los delfines salen del río en forma de hombre atractivo y vestido de blanco, cubierto por un sombrero, y mientras los hombres se emborrachan, ellos seducen con sus encantos a las mujeres jóvenes de la comunidad y las embarazan”.

En la literatura, otra versión se extiende a comunidades del Brasil y dice “toda mujer joven que en sus días de menstruación y en noches de luna llena entra en las aguas a bañarse o surca un río o lago en canoa en la noche, será inevitablemente embarazada por un delfín. Tan en serio se toma esta leyenda que, en muchos casos, se acredita la paternidad de los niños sin padre en ésta región, a los delfines”.

Navarro (2016) expresa que leyenda “Es todo lo que se cuenta o lo que se dice en la narración desde el principio como presentación de personajes, pasando por los acontecimientos y terminando con el desenlace que es la parte final de la historia”.