La justicia indígena cuenta con un proceso integral

Otavalo. Fortalecer la justicia indígena y hacer intercambios sobre los procesos con las comunidades, es lo que busca la Chijallta FICI en este año.

Según el presidente de la organización, Manuel Catucuago, muchas veces la ciudadanía hace una observación quizá no tan real. “Pero como pueblos, nacionalidades y comunidades son responsables de construir y hacer visibilizar que la justicia indígena no es como simplemente se ve desde afuera. Es decir, tiene un proceso”, dijo.

La finalidad también es dar a conocer a la ciudadanía de qué se trata la justicia indígena.

Sin embargo, estos procesos que se aplican para la justicia indígena no son visibilizados por la ciudadanía, muchas veces lo llaman como un castigo, pero para el presidente de la FICI no debe ser así.

Significado. Es así que para la comunidad indígena, luego de aplicar este tipo de justicia, esperan que la persona que cometió el delito, se reincorpore a una vida equilibrada.

En la justicia indígena también se analiza integralmente como a la familia, de dónde viene el sospechoso del delito, quién es y a cargo de qué está si es padre de familia o por qué cometió el incidente, “siempre lo vemos de una manera más integral”, dijo Catucuago.

La justicia indígena, según el presidente de la organización, fue creada para aplicar una alternativa en el mismo ser humano.

“Queremos hacer que esos procesos se visibilicen y que sean valorados”.

Mucha gente ha indicado que esta justicia no tiene resultados.

De acuerdo al presidente de la FICI, para aplicar la justicia indígena no cuentan con recursos del Estado, sin embargo, aseguró que tiene muchos resultados positivos para la incorporación del ciudadano hacia la comunidad.

“Nosotros le vemos con satisfacción este tipo de acciones que hemos desarrollado”. Catucuago señaló que para este año necesitan ir capacitando a la población y para eso se realizará un intercambio de experiencias.

Asamblea. En varias ocasiones los representantes del cabildo Kichwa del cantón han manifestado que antes de aplicar la justicia indígena se organiza una asamblea en el mismo lugar donde presuntamente se comete algún delito.

La finalidad es escuchar a las partes que se sienten afectadas para conocer el motivo de aplicar la justicia indígena. El año pasado solo desde septiembre hasta diciembre se registraron más de cinco justicias indígenas solo en Otavalo.

El robo de prendas de vestir, de celulares o de ganado fueron algunas de las causas para aplicar este proceso.

Articulación. La FICI además trabaja con los ejes de educación, salud y productividad. “Esas áreas seguiremos trabajando tanto en la exigibilidad de derechos y articularnos para tener un desarrollo equitativo en nuestras comunidades”, dijo Catucuago.

Aproximadamente 160 comunidades de la provincia son parte de la Chijallta FICI. “Este trabajo que nosotros hacemos se manifiesta para toda la población”, agregó el presidente de esta organización.

En este contexto, señaló que esperan que la FICI se abra a todos los espacios para que la gente de los pueblos se sientan representados.

Catucuago hace el llamado para que la población se una y se acerque a las oficinas de la FICI a proponer sus proyectos.

“En nuestras manos está la responsabilidad de construir el estado plurinacional, como está en la Constitución”.

Dentro de su administración terminaron el año con cuatro meses de gestión. Catucuago asumió el cargo de presidente justo en las fechas de la movilización, y desde ahí se estuvieron al frente de la lucha social.

Durante la aplicación de la justicia indígena los efectivos policiales muchas veces están presentes.
Un sujeto que pretendía robar en una cafetería fue capturado y sometido a la justicia indígena.