la justicia al fin llegó

Ibarra.-  El 26 de noviembre  del 2013 sucedió un asesinato que enlutó a una familia de cinco hijos, ya que la víctima era su madre. Pasó el tiempo y el único sospechosos había desaparecido sin dejar rastro; sin embargo fue en noviembre del año anterior en que el sujeto regresó a Ibarra y fue detenido.Luego de las investigaciones correspondientes los jueces han dictaminado que el sujeto ha sido señalado como culpable del asesinato de M. G. La pena impuesta para N.P. es de 16 años de privación de libertad.

Testimonio.    “Mi mamá desapareció el 24 de noviembre del 2013 y la encontramos el 26 de noviembre del mismo año.  Fue  asesinada en Yacucalle, cerca a la casa dónde vivía”, dijo   Irene Figueroa hija de la hoy occisa.
“El  principal sospechoso en ese momento era NP, quien mantenía una relación con mi madre.  Este señor luego de cometido el hecho desapareció, aproximadamente dos años. Los agentes policiales le buscaban por todo lado, incluyendo en el sector de Guallupe.  El pasado viernes se realizó la audiencia en donde se llamó a los testigos y hoy se dijo que se encontraba culpable del delito y que le dieron una pena de 16 años de prisión”, contó la mujer.

Una breve historia.     Fue una persona menor de edad  quien en aquel entonces se percató de la presencia del cadáver.
Según los informes preliminares de ese acontecimiento la mujer de 52 años presentaba en aquel entonces un profundo corte en el cuello, de aproximadamente 20 centímetros.
Según el informe forense  la mujer también presentaba cortes en sus manos lo que según los expertos ella trató de defenderse de su agresor. Igualmente los golpes en su cuerpo determinaban que forcejeó.