La inseguridad se toma un barrio turístico de Otavalo

Otavalo. El barrio Machángara, uno de los lugares más conocidos de la ciudad, es considerado como un sitio peligroso por la presencia de personas que se dedican a libar, consumir sustancias ilícitas y, en muchos casos, se dedican a delinquir en este sector.

Barrio. Machángara está ubicado al oriente de la ciudad, entre los barrios Copacabana, La Florida, Monserrath y el Mirador del Colibrí. Cerca de este barrio se encuentra el Kinti Wasi, cuyas áreas verdes se han convertido en una “sala de reuniones” usada por personas de todas las edades para libar y consumir sustancias estupefacientes, así lo aseguró el presidente del barrio, Luis Alfonso Tabango.

El dirigente barrial explicó que la presencia de este tipo de personas ha disminuido desde que los habitantes del sector se organizaron para hacer brigadas de seguridad con la finalidad de frenar los índices de robos en este sector de la ciudad. “Anteriormente llegaban más personas a este espacio. La instalación de una cámara de vigilancia y la temporada de vacaciones ha ayudado a que disminuya la presencia de estas personas en el barrio”, explicó Tabango.

Narcisa Robles, habitante del barrio, aseguró también que en las áreas verdes del Kinti Wasi se pueden observar a parejas de enamorados “casi teniendo relaciones sexuales”.

Robles aseguró además que la quebrada que existe en el barrio se ha convertido en un botadero de todo tipo de basura y en un foco de infección por la presencia de roedores de gran tamaño.

Inseguridad. Por este sector transitan turistas que se dirigen al Lechero y parque Cóndor, además habitantes de la segunda y tercera línea férrea quienes aseguran que en las noches, la falta de alumbrado público en ciertos lugares, hace más peligros transitar por el sector.

Luis Manrique, morador del mirador del Colibrí, asegura que en Machángara hay sectores peligrosos.
Estas escalinatas que se encuentran en un extremo del parqueadero del Kinti Wasi son usadas para libar.