La indefensión adquirida

enrique aguilarLa indefensión aprendida es la reacción pasiva a toda adversidad, es un mecanismo psicológico  desarrollado a lo largo de la vida y tiene relación en la edad adulta con ciertos tipos de personalidad y con algunas enfermedades crónicas como la Artritis.  


Si en la infancia a un  niño se le dice todo el tiempo “no puedes, haces mal, eres inútil” el deducirá que ni siquiera haciéndolo bien, eso dejará satisfecho a quien le reclama, por eso asume la posición más fácil, no hace nada, es decir responde pasivamente ante cualquier circunstancia negativa, se está formando en él la indefensión adquirida, que por desgracia es muy común en nuestro medio.
Lo vemos, por ejemplo, ante un desastre como el que acaba de ocurrir en Quito, muchas personas confesaron haberse abandonado a su suerte, pues no sabían cómo proceder ante un fenómeno de la naturaleza, como un temblor fuerte.
Lo mismo aparece frente a las reformas legales del Código Penal y otras que están en la Asamblea, lo ven como algo irremediable y que tienen que aceptarlo pasivamente.
La doctrina Penal es muy clara en  señalar que el aumento de las penas no disminuye los delitos, sin embargo el nuevo Código es ampliamente castigador, y casi siempre con cárcel, cuando ya hay muchas formas de cumplir las sentencias que no sean aislando al culpable de la sociedad.
Es decir estas leyes y medidas no están destinadas a tener un pueblo proactivo que asuma con entereza y valentía los problemas que le trae la vida o la naturaleza, sino seres pasivos que se dejen arrastrar por las circunstancias y sucumban ante la más nimia de las dificultades.

 

Enrique Aguilar
neaguilarz@hotmail.com