La inclusión en La Joya es el gran objetivo

Otavalo. El trabajo con niños y adolescentes con discapacidades en el cantón se hizo visible la semana pasada durante la conmemoración de la Semana de inclusión en las instituciones educativas. La Escuela de educación básica La Joya en donde se educan niños con cinco tipos de discapacidad realizaron varias actividades con este motivo.

Educación. Estudiantes de los niveles inicial hasta décimo de educación básica fueron parte de las acciones que se llevaron a cabo durante toda la semana. “En la institución el personal docente da importancia al ser humano, a esos niños que, seguramente en otras instituciones no reconocieron su verdadero valor”, dijo Irene Morales directora de la institución.

Foros, actividades deportivas y mensajes positivos a través de carteleras formaron parte de las actividades que se desarrollaron a lo largo de la semana.

Discapacidades. A diferencia de otras instituciones educativas, la escuela La Joya pone en práctica durante todo el año la inclusión de personas con discapacidad. Estudiantes y docentes de otras unidades educativas visitan semanalmente la escuela para conocer el trabajo que se realiza con los alumnos.

“Esto ha sido positivo porque salen con otra expectativa. Miran a la persona sin observar las discapacidades”, explicó la directora.

Institución. La mayor parte de los estudiantes de La Joya provienen de hogares de escasos recursos y este es el principal problema que tiene que enfrentar la institución, pero los docentes buscan soluciones pedagógicas para brindar una educación de calidad a los menores.

El trabajo. En las aulas se puede observar a niños con diferentes tipos de discapacidad escuchando atentamente las indicaciones de sus maestras y maestros. Según el nivel de estudios, cambian los adornos de las paredes. Los docentes, con una gran dosis de amor y paciencia dedican su tiempo para que los aprendizajes sean bien recibidos por sus estudiantes.

Opinión. Para quienes habitan en la ciudadela Imbaya el trabajo de la institución es loable. “Es impresionante la forma en que imparten conocimientos a los estudiantes con discapacidad. Debería haber más apoyo a esta institución”, dijo Mercedes Montalvo, habitante del sector.