La Iglesia y los jóvenes

El Documento de Medellín nos dicen los obispos al hablar de este tema importante, la juventud tema digno del máximo interés y de grandísimo actualidad, constituye hoy no solo es el grupo más numeroso de la sociedad, son también una fuerza de presión social.

Hoy cuando la Iglesia está convocando el Sínodo para los jóvenes y realizar un estudio y un plan de formación integral para responder a los ideales del bien familiar y social. Es muy significativo mirar a los jóvenes investigadores, emprendedores y constructores del desarrollo del mundo. También tienen que enfrentar a las tentaciones del mundo de la droga, el alcoholismo, todas adicciones que van contra la vida, la salud y la paz. Los jóvenes y adolescentes constituyen la gran mayoría de la población y es un enorme potencial para el presente y futuro de la Iglesia y de nuestros pueblos, como discípulos y misioneros del Señor. Los jóvenes son sensibles a descubrir su vocación, están llamados a ser centinelas del mañana, comprometiéndose en la renovación del mundo a la luz del Plan de Dios, ellos no temen el sacrificio ni la entrega propia vida, en muchos países dan la vida por la libertad de ciertas naciones gobernadas por sistemas autoritarios y represivos. Los jóvenes, luchan contra la violencia, la pobreza y más formas de esclavitudes. Con los valores del Evangelio siempre deben ser discípulos de Jesús para renovar el mundo en los grandes ideales del bien, la perfección y la paz.