La habilidad de doña Petrona Amaguaña está en sus manos

Ibarra.- La habilidad de doña Petrona Amaguaña está en sus manos, ya que es experta para fabricar varios productos de bisutería, entre ellos gualcas y collares que son el complemento de las vestimentas que utilizan, en mayoría, las mujeres del pueblo Otavalo.

Historia. La otavaleña de 57 años de edad, lleva más de 14 años de su vida elaborando este tipo de artesanías.

La artesa, según relató, nunca ingresó a las aulas de una institución educativa para prepararse académicamente ni tampoco a un centro de arte o anualidades, donde le enseñen cómo aprender a perfeccionar su técnica.

Todo lo que sabe lo aprendió de forma empírica. Sin embargo, sí tuvo una maestra. Se trata de María Georgina Estévez, ya que doña Petrona Amaguaña ha trabajado desde hace más de 15 años con la esta familia.

Reacción. Con un puñado de mullos, algo de nailon, entre otros artículos, pero sobre todo el cariño y el amor que pone para hacer cada una de sus creaciones, doña Petrona crea verdaderas y llamativas obras de arte.

“Para realizar este tipo de artesanías hay que tener la habilidad, sino sería complicado hacerlo”, dijo doña Petrona.

Ella explicó que gracias a los viajeros otavaleños que adquieren sus productos, el fruto de su trabajo ha salido fuera del país a naciones como Colombia, España, Estados Unidos y varios países de Europa.

La artesana imbabureña también elabora o arma uno que otro collar metálico, ya que estos son adquiridos por mujeres o ciudadanos afroecuatorianos de las diferentes comunidades que conforman el Territorio Ancestral.

La artesana otavaleña explicó que a las personas ‘afros’ les gusta llevar artículos en metal o cristal porque son más duraderos.

Más artículos. Además de las gualcas y collares, la artesana también elabora otro tipo de artículos como llaveros o monederos y manillas de distintas formas, tamaños y colores.

Ibarra.- La habilidad de doña Petrona Amaguaña está en sus manos, ya que es experta para fabricar varios productos de bisutería, entre ellos gualcas y collares que son el complemento de las vestimentas que utilizan, en mayoría, las mujeres del pueblo Otavalo.

Historia. La otavaleña de 57 años de edad, lleva más de 14 años de su vida elaborando este tipo de artesanías.

La artesa, según relató, nunca ingresó a las aulas de una institución educativa para prepararse académicamente ni tampoco a un centro de arte o anualidades, donde le enseñen cómo aprender a perfeccionar su técnica.

Todo lo que sabe lo aprendió de forma empírica. Sin embargo, sí tuvo una maestra. Se trata de María Georgina Estévez, ya que doña Petrona Amaguaña ha trabajado desde hace más de 15 años con la esta familia.

Reacción. Con un puñado de mullos, algo de nailon, entre otros artículos, pero sobre todo el cariño y el amor que pone para hacer cada una de sus creaciones, doña Petrona crea verdaderas y llamativas obras de arte.

“Para realizar este tipo de artesanías hay que tener la habilidad, sino sería complicado hacerlo”, dijo doña Petrona.

Ella explicó que gracias a los viajeros otavaleños que adquieren sus productos, el fruto de su trabajo ha salido fuera del país a naciones como Colombia, España, Estados Unidos y varios países de Europa.

La artesana imbabureña también elabora o arma uno que otro collar metálico, ya que estos son adquiridos por mujeres o ciudadanos afroecuatorianos de las diferentes comunidades que conforman el Territorio Ancestral.

La artesana otavaleña explicó que a las personas ‘afros’ les gusta llevar artículos en metal o cristal porque son más duraderos.

Más artículos. Además de las gualcas y collares, la artesana también elabora otro tipo de artículos como llaveros o monederos y manillas de distintas formas, tamaños y colores.

Doña Petrona Amaguaña, de 57 años de edad, lleva 14 años elaborando artesanías.
Silvia Erazo (d) es una de las clientes de doña Petrona Amaguaña.